Print Friendly

El presidente Salvador Sánchez Cerén exaltó hoy la figura de Monseñor Oscar Arnulfo Romero como un símbolo de la lucha por los derechos humanos, y expresó su satisfacción por la cercana beatificación del mártir que tendrá lugar el próximo 23 de mayo en el monumento al Divino Salvador del Mundo.

“Para nosotros los salvadoreños monseñor Óscar Arunulfo Romero es un santo que nos ilumina y que nos guía, por eso El Salvador está feliz porque vamos a tener siempre su bendición, que nos conducirá hacia el camino del bien”, dijo el mandatario durante el acto de entrega de escrituras a mujeres de la zona central y occidental del país, que se realizó en la ciudad de San Juan Opico.
.
Agregó que “la beatificación de Monseñor Romero es un hecho que todos los salvadoreños y salvadoreñas vamos a celebrar. Pues es el máximo reconocimiento a la vida del pastor que dio la vida por su pueblo, por los más sufridos y desprotegidos”.

En su discurso, el jefe de Estado señaló que el mártir impulsó también la lucha por los derechos de la mujer, la cual gracias al empuje y coraje de “esas salvadoreñas valientes que nunca han dejado de construir un mejor futuro”, hoy se están viendo sus resultados.

“Hoy vemos el empoderamiento de las mujeres en la sociedad, en igualdad, sin exclusión de ningún tipo”, acotó el mandatario.

De acuerdo con autoridades del Vaticano, Monseñor Romero será declarado beato por la iglesia católica en una eucaristía que oficiará el cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano.

San Salvador, 17 de marzo de 2015