Print Friendly

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, descartó hoy que su gobierno tenga decidido aplicar un nuevo impuesto para financiar los programas de seguridad como lo han anunciado diversos medios de comunicación, sino que dicha iniciativa constituye una de las propuestas que se analizan en el seno del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia (CNSCC).

“En el Consejo de Seguridad se está discutiendo un préstamo, se está discutiendo cómo el país contribuye, y la forma cómo contribuye es a través de impuestos, ¿qué tipo de impuestos? eso lo están discutiendo y además no han tomado la decisión si lo van aplicar o no lo van aplicar”, enfatizó el gobernante durante programa Casa Abierta, realizado en la Residencia Presidencial.

El mandatario reiteró que aún no cuentan con ninguna iniciativa relacionada a la aplicación de impuestos para presentar a la Asamblea Legislativa.

Agregó que antes de tomar cualquier decisión su gobierno está a la espera de la resolución definitiva de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, que admitió una demanda que congela el uso de $900 millones que serían utilizados en diferentes programas de desarrollo social y económico.

“Esperamos que esa resolución sea en bien del país. Son 900 millones de dólares que la Asamblea Legislativa asignó a este gobierno y la Sala los ha congelado, porque dice que el procedimiento no ha sido adecuado. Pero esa congelación no le permite al gobierno invertir en programas tan urgentes como es la seguridad”, manifestó

El jefe de Estado explicó que el Ejecutivo está analizando diferentes estrategias para reorientar recursos que permitan continuar con el financiamiento de los programas sociales y de seguridad.

“El país necesita recursos para poder desarrollar toda su actividad social, económica; esos los hemos ido obteniendo a través de préstamos. Pero ahora se nos ha puesto una traba ahí de violación a la Constitución, hoy tenemos que buscar otras vías”, explicó.

Agregó que ha girado instrucciones al comisionado de Seguridad y Convivencia, Hato Hasbún, para que desde el CNSCC se diseñen otras estrategias que permitan la obtención de recursos para financiar el Plan El Salvador Seguro, el cual requiere una inversión de alrededor de $1,200 millones.

 

San Salvador,  20 de junio de 2015