Print Friendly

El gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén no está negociando ni negociará con ninguna pandilla y sigue firme en su apuesta por unir al país para resolver la problemática de la inseguridad.

Así lo reafirmó el mandatario esta mañana en Panchimalco, durante el decimocuarto programa Gobernando con la Gente, en el que lamentó que 12 familias hayan tenido que salir de Azacualpa “tratando de preservar sus vidas”.

“Sabemos que necesitamos actuar con firmeza, no lo duden” expresó el mandatario, al tiempo que reafirmó que “no vamos a negociar con ninguna pandilla”.

 

El Presidente dijo que el gobierno sigue dando su más alto respaldo al Plan El Salvador Seguro, formulado por el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia (CNSCC), donde están unidos empresarios, iglesias, medios de comunicación, partidos políticos, entre otros.

 

“Estamos unidos por llevarle seguridad a El Salvador, por la seguridad se ha unido el pueblo salvadoreño, todos nos hemos unido”, dijo el gobernante.

 

El Presidente afirmó que las iglesias cristianas realizan una labor encomiable desde la fe para transformar la vida de las personas en las comunidades.

 

“No vamos a impedir el  trabajo que hacen las iglesias. Las iglesias hacen un trabajo con todos, con toda la sociedad, y muchas iglesias se han  pronunciado en que ellas tienen un diálogo con las pandillas, pero han aclarado que no es el diálogo con los jefes de las pandillas, es el diálogo con las personas que  están en la comunidad para que desde la fe, desde la inspiración  cristiana, transformen la vida de esas personas y volverlas gentes de paz”.

 

“Esa es una labor encomiable que yo  voy a respaldar. Voy a apoyar a las iglesias porque ellas son parte del Consejo Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana”, expresó el jefe de Estado.

 

El mandatario también informó que ayer se reunió con los presidentes de la Corte  Suprema de Justicia y la Asamblea Legislativa, así como con el Fiscal General, con el propósito de articular el trabajo en materia de seguridad.

 

“Juntos vamos a trabajar y todos coincidíamos en que tenemos que depurar a los jueces, tenemos que depurar a la Policía Nacional Civil, sacar a las personas que están  ahí, que impiden que se haga una labor más efectiva  en defensa de los intereses de la ciudadanía y con ellos estuvimos revisando un paquete de leyes”, expresó.

 

Añadió que “además vamos a reforzar la Fiscalía para que haya una investigación más rápida y con aquellas personas que puedan ser descubiertas y llevadas a los juzgados vamos a acelerar los  procedimientos para que vayan a las cárceles”.

 

 

San Salvador, 7 de febrero de 2015.