Print Friendly

 

El gobierno de la República no ve señales que indiquen que las pandillas estén transitando por un proceso de unión, pero sí sus miembros continúan siendo los principales responsables de la ola de asesinatos que se registra en el país.

 

El secretario de Comunicaciones de la Presidencia, Eugenio Chicas, expresó que de acuerdo a información de la Policía Nacional Civil, la gran mayoría, un 85%, de los asesinatos ocurridos en las últimas semanas tiene relación con estas estructuras, mismas que en virtud de una resolución de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia son considerados ahora como agrupaciones terroristas.

 

“Estos grupos criminales generan victimas por varias motivaciones”, dijo el funcionario en referencia a las purgas internas, como el asesinato de 14 reos del grupo criminal 18R en el penal de Quezaltepeque, disputa de territorios entre rivales y los enfrentamientos con la policía y el ejército, instituciones que las están combatiendo con gran contundencia.

 

“Nosotros vemos muy difícil cualquier proceso de unidad”, expresó el secretario ante una pregunta durante la entrevista El Salvador Ahora, que transmiten Canal 10 y Radio Nacional de El Salvador.

 

“Ese proceso de supuesta unidad ha sido más bien el sueño, el afán de quienes hacen apología del delito, de quienes hacen análisis y pasan desde afuera tratando de incentivar diálogos y tratos de esta naturaleza o sea, como yo he señalado en distintos momentos, de los cancilleres de estos grupos criminales”, argumentó el secretario Chicas.

 

“Pero los grupos criminales como tal son estructuras irracionales, estructuras cuyo único objetivo es el lucro individual derivado del crimen”, añadió.

 

El vocero gubernamental insistió en que “no vemos ninguna señal de unidad” entre estos criminales, más bien considera que esa visión “ha sido un elemento político artificioso de quienes quieren sacar ventaja de la crisis” que ha venido viviendo el país por causa del fenómeno de la violencia.

 

San Salvador, 1 de septiembre de 2015.