Print Friendly

Este acto es sumamente especial, porque celebramos la vida y el trabajo de una mujer ejemplar, cuyos aportes a la salud y la educación han dejado una huella imborrable en nuestro país,  el continente americano y la humanidad.

 

Es una mujer que ha recibido múltiples homenajes en diferentes países, pero sobre todo, es merecedora del reconocimiento y gratitud del pueblo salvadoreño, por su gran labor social y humana.

Me refiero, por supuesto, a nuestra gran amiga a la doctora María Isabel Rodríguez.

 

Su valiosa obra a favor del ser humano la hace digna del título de Heroína de la Salud Pública de las Américas, la máxima distinción de los organismos internacionales del sector, las organizaciones Panamericana y Mundial de la Salud.

 

Para las dos organizaciones, “nadie representa mejor la aspiración del logro de la ‘salud para todos’ en las Américas que la doctora Rodríguez”.

 

Así se expresaron el pasado día 28 de septiembre en el acto de otorgamiento en la sede de la OPS, en Washington.

 

¡Qué orgullo para nosotros, los salvadoreños y salvadoreñas¡

Todos conocemos la experiencia y la trayectoria profesional de la Doctora. La hemos escuchado hoy con emoción.

 

Es una mujer que ha dedicado su vida a la búsqueda de cambios sustanciales y transformaciones en todos los cargos que ha desempañado.

 

Su trabajo académico en países como México, Cuba, República Dominicana, Haití, le han permitido ser partícipe de profundas transformaciones en la Educación Superior, particularmente en el campo de la Medicina en América Latina y el mundo.

 

A partir del 2009 como Ministra de Salud trabajó incansablemente por mejorar los servicios de salud y garantizar que la salud llegue a todos los sectores de la población.

 

Su principal aporte es una revolucionaria reforma de salud que ha transformado la atención médica, llevándola con calidad hasta el rincón más apartado de nuestro país.

 

El trabajo de la doctora Rodriguez ha marcado la vida de nuestro país, dignificado a las mujeres salvadoreñas; y es un ejemplo a seguir para niñas y jóvenes que, como ella, quieren servir, a nuestra patria.

 

Es por eso que al inicio de mi mandato le pedí su colaboración como asesora en los temas de salud y educación.

 

La doctora Rodríguez forma parte de esas mujeres que han estado al frente de las grandes transformaciones que nuestro pueblo ha llevado a cabo.

 

Su vida no solamente merece ser reconocida por sus aportes académicos y profesionales, sino además por ser un ejemplo de liderazgo, capacidad, dedicación y compromiso.

 

María Isabel Rodríguez es también una luchadora a favor de los derechos de la mujer, por lo que ha sido galardonada a nivel nacional e internacional con diversos reconocimientos.

 

Su trabajo ha estado enfocado especialmente a la salud y la educación, que son componentes indispensables para el bien público, dos derechos fundamentales de la humanidad.

 

Así, pues, este día queremos expresar una vez más nuestra admiración, respeto y agradecimiento, haciendo el nombramiento oficial del Hospital Nacional de la Mujer, desde ahora llamado: “Doctora María Isabel Rodríguez”.

 

Es un acto de justicia, un homenaje totalmente merecido para alguien que le ha dado tanto a nuestro querido El Salvador, y quien con su incansable y visionario trabajo nos ha legado esta formidable obra para nuestro pueblo.

 

Con mucha satisfacción y alegría podemos decir a las familias salvadoreñas que el Hospital Nacional de la Mujer “Doctora María Isabel Rodríguez” es el más grande, mejor equipado y más especializado del país, y el mejor servicio para los recién nacidos.

El hospital cuenta con la mejor infraestructura de toda la región centroamericana.

 

Nadie mejor para describir lo que significa este hospital que la Doctora María Isabel Rodríguez, quien se ha referido a este como un gran aporte al desarrollo humano, preparado para salvar las vidas de mujeres y bebés recién nacidos como nunca antes en El Salvador.

 

Este nuevo hospital de la mujer es un símbolo y un éxito de la Reforma de Salud que continuamos profundizando en el país.

 

Es otra confirmación que nuestro gobierno está en la ruta correcta resolviendo las necesidades de la población salvadoreña.

 

Son logros innegables, que están a la mano del pueblo, y que hoy nos posicionan como un país que está trabajando decididamente por un sistema de salud pública de alta calidad, calidez y gratuito.

 

Nuestro pueblo humilde nunca olvidará que el primer acto de la Doctora como ministra fue eliminar las mal llamadas cuotas voluntarias, que hacían excluyente el sistema a los más pobres.

Ahora contamos con una red de salud ordenada y con una amplia cobertura nacional.

 

Nuestro país dispone de una Ley de Medicamentos y de una Dirección Nacional de Medicamentos, que nos permitieron dejar de ser uno de los países con las medicinas más caras del mundo.

Nos satisface decir que un 98 por ciento de nuestras niñas y niños han nacido en un establecimiento del sistema público de salud.

 

Que más del 90 por ciento de las mujeres embarazadas han tenido acceso a control prenatal.

 

Asimismo nuestro programa de vacunación se ha consolidado como uno de los mejores, más integrales y de mayor cobertura en América Latina.

 

También hemos tenido una reducción del 30 por ciento en la desnutrición crónica infantil, y la tasa de mortalidad en menores de cincos años es una de las más bajas en Latinoamérica.

 

Son éxitos de nuestros gobiernos del cambio, a los que la Doctora Rodríguez imprimió su fuerza transformadora.

 

La Reforma Integral del Sistema de Salud sigue en marcha.

Nuestro principal objetivo es brindar a todos los salvadoreños y salvadoreñas una atención en salud universal, gratuita, equitativa y solidaria.

 

Querida Doctora:

En nombre de mi gobierno y en representación del pueblo salvadoreño, reciba nuestro reconocimiento y gratitud.

 

Nos enorgullece su vida ejemplar y su alta calidad humana.

 

Cada madre, cada bebe que pase por este hospital tendrán siempre la dicha de recibir su cariño y ejemplo de amor por los demás.

 

Son incontables las vidas que con su esfuerzo y trabajo usted ha salvado.

 

Gracias por consagrar su vida a construir y defender la salud pública en El Salvador.

 

Gracias por poner en alto el nombre de El Salvador.

Gracias por demostrar lo que es capaz de alcanzar la mujer salvadoreña, y ser la Heroína de la Salud Publica en las Américas.

 

Dra. María Isabel Rodríguez:

Nuestro mejor homenaje a usted querida amiga es la continuidad y profundización de todos los programas en favor de nuestro pueblo.

 

Le reitero a usted y al país, que  inspirados en su ejemplo, continuaremos trabajando sin descanso por el bienestar y por una vida digna para el pueblo de El Salvador.

 

Muchas gracias.