Print Friendly, PDF & Email
  • El gobernante hizo un llamado a seguir fortaleciendo la integración centroamericana y a continuar defendiendo la libertad, soberanía y bienestar de nuestros pueblos.

 

El Presidente Salvador Sánchez Cerén, tras colocar esta mañana una ofrenda floral en el Monumento a los Próceres, reafirmó que hacer patria es también una decisión a favor de los más desprotegidos socialmente, tal como ha sido el espíritu de su gobierno.

 

En su mensaje a la nación, el mandatario también aseguró que la celebración de estas fiestas cívicas reafirma el derecho conquistado por las naciones a la autodeterminación como pueblos libres y soberanos.

 

Manifestó que con el pueblo como único y verdadero protagonista del desarrollo y dueño de su destino, “hoy nuestra soberanía se fortalece y trabajamos para convivir en paz, bienestar y unidad”.

 

“Ese fue el sueño de Francisco Morazán: una Centroamérica unida, próspera, fortalecida y con mejores niveles de desarrollo, y sobre todo, con bienestar y calidad de vida para su gente”, dijo el gobernante.

 

Destacó que el ejemplo de los próceres, quienes entregaron lo mejor de sus vidas para cumplir el sueño y el ideal libertario, que condujo a la creación de la República, es el que rige el trabajo de su administración.

 

“Esos hombres y mujeres iniciaron la lucha por la justicia, la libertad y la unidad, la que nuestro pueblo continúa con entereza y compromiso para legar a las nuevas generaciones un mejor país”, precisó.

 

Remarcó que construir patria significa aportar y hacer cumplir el Estado de Derecho, y desde cada una de las funciones que se desempeñan como ciudadanos se debe contribuir al orden y al funcionamiento del país.

 

“Desde la familia, la comunidad, la escuela, el trabajo y los espacios de participación política debemos hacer valer el respeto, la responsabilidad, la solidaridad y la honestidad”, aseguró.

 

Indicó que el ideal de su gobierno es y siempre será la “justicia social”, por lo que el Plan Quinquenal de Desarrollo resume las grandes prioridades del país y, como establece la Constitución, pone a “la persona humana como el origen y fin de la actividad del Estado”.

 

“Por eso en mi gobierno, las poblaciones más pobres, las históricamente marginadas, son el principal objetivo de las políticas públicas, planes y programas de desarrollo económico y social”, dijo el estadista.

 

Aseguró que los beneficios de las políticas implementadas por su administración han significado cambios sustanciales para la mayoría de la población, y la oportunidad para miles de salvadoreños de salir de la pobreza, elevar su calidad de vida y asegurar un mejor futuro para sus hijos.

 

“Nuestro beato mártir Monseñor Oscar Arnulfo Romero, quien será canonizado el próximo 14 de octubre, es nuestro referente moral para el avance y consolidación de El Salvador como nación”, acotó.

 

El gobernante también hizo un llamado a todos los partidos políticos para que en el aniversario de la Independencia y de cara a una nueva campaña electoral den un ejemplo de civismo y de respeto a la pluralidad de pensamiento, y a trabajar poniendo por encima los intereses del país.

 

San Salvador, 15 de septiembre de 2018.