Print Friendly
  • Al dar un informe a la nación sobre las acciones y la situación de la seguridad con motivo del segundo año de gobierno, el jefe de Estado destacó el compromiso de su administración con dar una solución efectiva a este problema de carácter estructural que además es un obstáculo al desarrollo. 

 

Las medidas extraordinarias están impactando con más fuerza a las estructuras criminales y el camino elegido por el gobierno de no pactar con delincuentes y cortarles totalmente sus canales de comunicación comienzan a proyectar a la baja las estadísticas de seguridad, pero sobre todo le devuelven la esperanza a todo el país de que este problema será solucionado.

 

Así lo ha destacado esta mañana el presidente Salvador Sánchez Cerén al rendir un informe junto a todo su Gabinete de Seguridad, el primer acto de rendición de cuentas que se lleva a cabo en el marco del cumplimiento, el próximo 1 de junio, del segundo año de mandato.

“Es lo que nosotros podemos presentarle al país ahora: una recuperación de la esperanza de que este país ahora va por el camino de derrotar al crimen”, dijo de forma contundente el estadista, antes de que sus funcionarios revelaran las cifras que indican una mejora en la situación de seguridad.

 

En este día, dijo el jefe de Gobierno, expresamos al país nuestro optimismo, pero además nuestro compromiso de seguir avanzando en la implementación de las medidas extraordinarias.

 

“Sabemos que estamos iniciando un cambio, hemos dado un viraje en el área de seguridad, pero necesitamos mantenerlo y alargarlo por más tiempo” para finalmente solucionar este problema que tiene a su base la exclusión social, afirmó el presidente.

 

Explicó que el 22 de enero de este año realizó ajustes en el Gabinete de Seguridad, de tal forma que las principales instituciones quedaron a cargo de los comisionados policiales Mauricio Ramírez Landaverde, como titular del Ministerio de Justicia y Seguridad, y Howard Cotto, como director de la Policía Nacional Civil.

 

En este contexto y cuando se seguía trabajando en el combate frontal al crimen ocurrió la masacre de San Juan Opico, la cual indignó y conmocionó al país.

 

“En el mes de marzo también, dado un nivel de  incremento del crimen, a partir de los homicidios múltiples tomé la decisión de impulsar medidas extraordinarias que ya están en marcha y que ha contado con el respaldo y apoyo de la Asamblea Legislativa”, amplió el presidente.

 

De esta forma, en el contexto del Plan El Salvador Seguro, que goza de amplio consenso nacional, y bajo el liderazgo del vicepresidente Oscar Ortiz, un equipo de alto nivel diseñó y está ejecutando un total de 14 medidas extraordinarias.

 

Las mismas, dijo el mandatario, incluyen la conformación de un comando de seguridad integrado por la Policía y la Fuerza Armada, el cual “ha permitido que los golpes sean más efectivos” en virtud de la centralización de información y una mayor relación y coordinación con la Fiscalía.

 

“Como resultado hay desarticulación de los grupos criminales, de las pandillas”, así como golpes contundentes a las estructuras del narcotráfico, a las cuales se les ha decomisado más de $82 millones en droga incautada.

 

El jefe de Estado detalló que existe una disminución del 50% de los homicidios en las últimas semanas en virtud de las medidas extraordinarias, con las cuales se ha “logrado disminuir las acciones criminales al interior de los centros penales y también desorganizar la conducción estratégica de los jefes de pandillas” hacia las estructuras que operan en los territorios.

 

La acción de este gobierno “está provocando esa nueva realidad en el país”, destacó el presidente.

 

Añadió que todo el trabajo se realiza en el orden de la represión, que tiene resultados más visibles, pero también  desde una visión integral con enfoque de prevención.

 

“Se ha intervenido ya en el 70% de territorio nacional con la Policía Comunitaria, que ha generado espacios de participación ciudadana en muchos sectores del país y además se han conformado alrededor de 134 comités municipales unidos contra la violencia. O sea, está integrándose la población a este esfuerzo y este esfuerzo lo que busca es también que la población vaya recuperando su actividad en el territorio”, expresó el estadista.

 

San Salvador, 12 de mayo de 2016.