Print Friendly

 Amigos y amigas de la prensa, señores  y señoras.

Estimados señores, Joel Antonio Aguilar, William Torres y Juan Francisco Zumba. Es un privilegio recibirlos en Casa Presidencial. Qué bueno tenerlos de regreso en su tierra.

Con el mismo entusiasmo y alegría que se les ha recibido a su retorno, todo el país estuvo pendiente de su actuación y apoyándolos durante el campeonato.

Qué alegría y satisfacción nos han dado. Gracias a ustedes nuestro país ha estado bien representado en la Copa Mundial de Fútbol Brasil 2014.

En nombre del Gobierno de El Salvador y en representación del pueblo salvadoreño expreso mis felicitaciones y mejores deseos para ustedes.

Creo expresar el sentimiento de todo un pueblo que se enorgullece por el excelente desempeño que ustedes realizaron en este torneo internacional. No lo decimos solo nosotros, las valoraciones de la crítica internacional son muy positivas para ustedes.

Señor Joel Aguilar Chicas, usted se convierte en el primer árbitro salvadoreño que participa de la Copa del Mundo como juez central. Pasa a la historia del fútbol salvadoreño. Es un mérito personal por el cual todos le felicitamos y expresamos nuestra admiración.

Otro gran reto que les espera es su posible participación en los Juegos Olímpicos de 2016. Deseamos que todo salga bien y podemos verles nuevamente en una competición internacional.

En la lucha por erradicar todos los factores que generan violencia y actividad delictiva en el país, surge el deporte como un elemento impulsor de la paz y el desarrollo.

De nuestro Gobierno habrá todo un esfuerzo a nivel nacional para ampliar los centros de formación para el deporte. Vamos a recuperar, reconvertir y optimizar los espacios públicos ociosos y subutilizados para que sean espacios de recreación y deporte.

Fomentar el deporte es potenciar el desarrollo social que todos anhelamos. El país tiene el compromiso de mi Gobierno en el acceso de la ciudadanía al deporte.

El deporte y la recreación constituyen un derecho fundamental y para asegurar el bienestar y la salud de nuestro pueblo.

Ustedes se han convertido en un ejemplo a seguir por su disciplina y constancia. Hay miles de niños y jóvenes que los admiran, pues ustedes les han demostrado que nada es imposible cuando de verdad se desea algo y se lucha por alcanzarlo. Gracias por esa inspiración que han sembrado en nuestra niñez y adolescencia.

Toda nuestra admiración y respeto. Que Dios les bendiga.

San Salvador, 17 de julio de 2014.