Print Friendly

 

  • Amigas y amigos:

Las palabras de nuestro amigo Obed Diaz, tienen el respaldo de toda la población, ¿sí o no? ¿Quieren este hospital de tercer nivel? Es un hospital de segundo nivel y Obed pide que con el tiempo lo vayamos transformando en un hospital de tercer nivel. Ese es un pedido que responde a nuestra visión de gobierno.

Nuestra visión de gobierno está sustentada en que hay que responder a las necesidades más sentidas de nuestra población; por ello nuestro gobierno es inclusivo, un gobierno que incluye a todos los actores y a todos los sectores. Y esta petición que tiene que ver con uno de los derechos más importantes de las personas, como es el derecho a la salud, creo que debe ser tomado en cuenta, y lo vamos a tener cuenta en toda nuestra proyección de trabajo que tenemos como gobierno.

 

Nuestra ministra les ha planteado el sistema integral que tenemos en el oriente del país, son nueve hospitales y además está acompañada de una red de servicios de salud desde el trabajo en la comunidad, hasta trabajo especializado.

 

Toda la región oriental tiene asegurada una atención de calidad y calidez en un tema tan fundamental como es la salud. Y es una aspiración justa que este moderno hospital, que tiene condiciones, pueda irse poco a poco en el proceso, convirtiendo en un hospital de tercer nivel para responder a las necesidades de toda la población, pero ahora hay un sistema complementario.

 

Además, hemos anunciado, lo ha anunciado la ministra, lo ha anunciado el director del Seguro Social, que aquí se está construyendo uno de los hospitales más modernos, aquí en San Miguel, para el oriente del país; vamos a trabajar con esa visión.

 

Como lo informaba la doctora Violeta de Menjivar, que es la responsable del Gabinete de Gestión Social e Inclusión, la inversión de este gobierno en los tres años ha sido en la parte social, de 7 mil millones de dólares, siempre hemos invertido el 48% del presupuesto va para la parte social.

 

Es un gobierno que tiene una visión que el desarrollo de un país, que el bienestar de un país no se puede alcanzar, no se puede lograr sino va acorde con el desarrollo de las personas y si ese desarrollo social no tiene una visión inclusiva, que es no marginar a nadie, darle atención a toda la población.

 

Esa visión es la que nos ha permitido avanzar en ir adecuando nuestra inversión económica hacia el área de salud, hacia el área de educación, hacia el área de acceso a la vivienda, hacia el área de llevar mejor tecnología a las escuelas, mejorar la calidad educativa, hacer una formación de los maestros para adecuarlos a los nuevos conocimientos que hay en el mundo.

 

Es decir, estamos actuando, invirtiendo en las personas, invirtiendo en la razón de ser de un gobierno, en la razón de ser de una sociedad, que son las personas, las personas también que integran una familia. Invertir en la persona es invertir en la familia, es invertir en la ciudadanía, y con esa visión es que vamos a continuar trabajando a pesar de las dificultades financieras y económicas, pero la ruta de este gobierno está definida, de que no puede existir una política que no tenga como componente darle a las personas la satisfacción de tener una mejor calidad de vida y además prepararse para enfrentar el futuro.

 

Esa visión de una apuesta a la parte social también está sustentada en la parte que no puede haber desarrollo social, no puede haber desarrollo sino le apostamos al territorio. El desarrollo tiene que estar en el territorio.

 

Recientemente se lanzó un plan de desarrollo integral e inclusivo de la región de la zona norte, en la cual, lo que se busca es generar mayor productividad en esta región y todos los ministerios, todas las instituciones y toda la cooperación están volcadas hacia esa directriz, generar empleo, generar oportunidades de trabajo, atraer la inversión, pero con esa finalidad, hacer un país más productivo.

 

Pero también esa visión de este plan integral e inclusivo de la región, de la zona oriental está dirigido hacia mejorar también la calidad educativa, hacer un país más educado, y dirigido también a garantizar un país con mayor seguridad, con mayor tranquilidad para que podamos vivir en paz.

Esas son las rutas que orientan nuestro Plan de Desarrollo Nacional, pero también los planes que estamos desarrollando en los territorios.

 

Por eso yo quiero felicitar a todas aquellas personas que han hecho suyo esta concepción, este pensamiento. Quiero agradecerles y darle un abrazo fraterno a todo el personal de este hospital, al personal administrativo, al hospital médico, enfermeras, a todo el personal y al cual pido un fuerte aplauso para ellos, porque ellos junto a los diseñadores son los que diseñaron esta obra, esta obra moderna que ahora estamos inaugurando y en la cual van a comenzarse ya a completar todos los servicios en este hospital.

Tenemos todas y todos un nuevo motivo para sentirnos alegres y orgullosos por esta nueva y gran obra que entregamos a nuestro pueblo aquí, en esta ciudad tan querida del oriente del país.

Para mi gobierno es el mejor regalo que podemos hacer  a todas las madres en este mes dedicado a ellas, por su gran amor en el cuidado de la salud de sus hijos y de la familia.

Gracias a todos ustedes por acompañarnos en este acto tan significativo, que es también la mejor noticia para toda la región oriental a pocos días de cumplir los tres primeros años de nuestro gobierno.

 

El Sistema Nacional de Salud continúa consolidándose como uno de los grandes avances en materia social en nuestro país.

El nuevo y moderno Hospital Nacional de La Unión es un símbolo de la calidad en salud que estamos alcanzando como parte de las profundas reformas que iniciamos con el objetivo de lograr la cobertura universal de la salud en El Salvador.

Estas obras nos permiten mejorar la calidad de vida de las familias y nos encauzan cada vez más en la ruta por garantizar el derecho humano fundamental a la salud.

Este día, me uno a la alegría del pueblo, siendo para mí un verdadero orgullo hacerles la entrega oficial del Hospital Nacional de La Unión, un hospital que atiende, con sus modernos equipos y tecnología del más alto nivel, las demandas y requerimientos de la población.

La inversión hecha en el nuevo Hospital de La Unión es de más de 13.1 millones de dólares, que han servido para edificar la infraestructura y dotarlo de equipamiento, con un uso eficiente y transparente de los recursos.

Gracias a esta inversión entregamos al pueblo de La Unión un hospital que cuenta con cinco especialidades y dos sub-especialidades.

Además, de un excelente mobiliario, avanzados equipos de cómputo y comunicación, vehículos, instrumental quirúrgico y mejoras en la climatización y el agua potable.

Se han hecho nuevas contrataciones con la puesta en funcionamiento del nuevo hospital, alcanzando de esta manera 267 empleados que trabajan en condiciones dignas, y con el equipo adecuado para realizar una labor de calidad y calidez como merece el pueblo.

Sin duda, con el nuevo Hospital de La Unión damos respuesta a la creciente demanda de los servicios de salud pública y ofrecemos una atención integral a los pacientes.

Esta obra beneficiará a una población aproximada de 125 mil personas en todo el departamento de La Unión.

La construcción de este hospital sustituye en infraestructura y equipo al antiguo Hospital Nacional de La Unión.

En este hospital fortalecemos la atención a la maternidad con un nuevo Centro obstétrico independiente que incluye 7 camas de labor de partos, dos salas de recuperación, un quirófano, un avanzado equipo de Rayos X y cuatro modernos servicios de hospitalización.

Esta obra cuenta con espacios condicionados exclusivamente para emergencias que incluye observación, pequeña cirugía y 3 consultorios de emergencia, entre otros.

El Hospital Nacional de La Unión es una muestra de que estamos invirtiendo en la zona oriental de El Salvador.

En este sentido, la principal política pública con la que cuenta esta zona es el Plan Maestro de Desarrollo Sostenible e Inclusivo de la Región Oriental 2015-2025, el cual tiene como uno de sus objetivos mejorar el bienestar de la población y de las familias mediante el desarrollo social y el cumplimiento de los derechos de las personas.

Con este plan vamos a alcanzar grandes objetivos de desarrollo en la zona oriental, impulsaremos la economía productiva, la conservación del medio ambiente. Tenemos proyectado mejorar la seguridad y convivencia ciudadana y fortalecer la infraestructura logística y vial.

Querido pueblo de La Unión:

En el marco de nuestro tercer año de gobierno, con satisfacción podemos informarles sobre los grandes resultados que hemos obtenido con la inversión que hacemos en salud en El Salvador.

Desde que iniciamos nuestra gestión en el 2014 hemos invertido 160 millones de dólares para la realización de obras de infraestructura en 191 establecimientos del Ministerio de Salud y el Instituto del Seguro Social, así como el equipamiento de toda la red de servicios a nivel nacional.

Invertimos en infraestructura hospitalaria, construyendo mejores hospitales, como el Hospital de la Mujer y las nuevas unidades médicas del Seguro Social como la construida en Apopa y el Hospital Regional de San Miguel, en fase de construcción.

Hemos puesto a disposición del pueblo 3 farmacias especializadas, en las cuales se brinda con rapidez y en mejores condiciones los medicamentos para pacientes con enfermedad crónicas.

Además, las familias salvadoreñas han tenido un ahorro anual de 60 millones de dólares en medicinas, debido a la reducción de precios que nos ha permitido la Ley de Medicamentos.

Esto hace que, hasta el día de hoy, El Salvador continúe como el segundo país de la región con la tasa de precios más bajos en medicamentos.

Ahora nuestros hospitales cuentan con un abastecimiento del 86 por ciento de los medicamentos.

Los servicios de salud tienen más cobertura que nunca en el territorio nacional. Desde que iniciamos la Reforma Integral de Salud hemos logrado constituir 751 Unidades Comunitarias de Salud, duplicando de este modo su número.

Contamos también con 575 Equipos Comunitarios de Salud Familiar(ECOS), además de los ECOS Especializados, las Casas de Salud, los Centro Rurales de Nutrición y los hogares de espera materna.

De igual manera, la cobertura de vacunación supera al 90 por ciento. Gracias a este trabajo, en El Salvador los casos de enfermedades prevenibles han disminuido sustancialmente.

Hemos erradicado enfermedades como el Sarampión y la Polio, tampoco se registran muertes por rotavirus, rabia, rubeola ni tétano neonatal.

Llevamos a cabo un efectivo control contra las enfermedades transmitidas por el zancudo, lo que nos ha valido un reconocimiento de la Organización Panamericana de la Salud en el 2016 como “Campeones en la lucha contra la Malaria”.

Los datos nos confirman que hemos obtenido logros históricos en la reducción de la desnutrición infantil crónica y la mortalidad infantil y materna.

Queridos amigas y amigos:

Compartimos la alegría de ustedes por la inauguración del Hospital de La Unión, porque este es un triunfo más del pueblo, que a partir de este día podrá recibir atención médica optimizada y de calidad.

Continuaremos con nuestra agenda de desarrollo para El Salvador. Continuaremos profundizando la Reforma Integral de Salud que nuestros gobiernos comenzaron en el 2009. A través de la salud iremos garantizando la igualdad de derechos y acercándonos a un desarrollo humano en El Salvador.

Nuestra meta es hacer de El Salvador un lugar más inclusivo, justo y equitativo, en el que la mayoría de las y los ciudadanos tenga pleno acceso a los derechos que por años les fueron negados.

La mejor garantía de lograr este nuevo El Salvador que construimos, es seguir trabajando juntos, uniendo esfuerzos en pro del desarrollo y el progreso de nuestro país.

Quiero agradecer a todo el equipo que diseñó y construyó este moderno Hospital de La Unión.

Asimismo, agradecer a todo el personal de este hospital que desde hoy brindará una atención de calidad, solidaria y amable a la población.

Y también merece nuestro agradecimiento y nuestro reconocimiento al ciudadano que donó el terreno para la construcción. Al señor Roberto Villatoro, para quien pido un fuerte aplauso también, por la donación de este terreno.

Ese es el nuevo rostro de la salud pública en El Salvador: una atención de calidad y con calidez.

A tres años de gobierno, la inauguración de este nuevo hospital confirma que unido, nuestro país avanza.

Muchas gracias.