Print Friendly

 

Prof. Salvador Sánchez Cerén
Presidente de la República

 

Señor Presidente en funciones de la Corte Suprema de Justicia, Florentín Meléndez.

 

Señor Vicepresidente de la República, Oscar Ortíz y su distinguida esposa.

 

Señores miembros del ministerio público.

 

Señora Primera Dama de la República, mi querida esposa Margarita.

 

Excelentísimos señores embajadores y honorables jefes de divisiones diplomáticas acreditadas en el país.

 

Señores miembros del Gabinete de Gobierno, honorable señora Secretaria General del Sistema de la Integración Centroamericana, SICA, Victoria Marina Velásquez de Avilés.

 

Honorables señores representantes de organismos internacionales y agencias de cooperación.

 

Distinguidos invitados especiales

 

Señoras y señores:

 

Quiero expresar que me complace mucho realizar este almuerzo en honor del excelente Presidente Guatemalteco Jimmy Morales y de la respetable comitiva que le acompaña.

 

Este espacio es propicio para reafirmar nuestra amistad y compromiso con los valores, principios y objetivos que tan fuerte nos unen.

 

Hoy es un día importante en las relaciones, siempre cordiales entre Guatemala y El Salvador, ya que en el marco del encuentro que hemos sostenido desarrollamos un fructífero diálogo en el marco del cual abordamos los temas de mayor relevancia de nuestra agenda bilateral.

 

Somos naciones de gente emprendedora y que brinda un gran valor al trabajo, pueblos de colorido inigualable, de gran belleza, ciudades de pujanza y progreso. Eso y mucho más cosas nos identifican y permiten que tengamos entendimientos como el que hoy hemos generado.

 

En este contexto, quiero agradecer la visita que usted realiza a la cripta de nuestro obispo mártir monseñor Oscar Arnulfo Romero, quien fuera beatificado por su Santidad hace ya un año.

 

Señor Presidente Morales este día usted y yo hemos tenido la oportunidad de conversar francamente, en un ambiente de mucha cordialidad con el objetivo de continuar fortaleciendo nuestras relaciones bilaterales, hemos abordado temas como seguridad ciudadana, los asuntos fronterizos, lo relativo a facilitación comercial, la migración, así como la iniciativa de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte e importantes temas regionales.

 

Pero más allá del trabajo muy productivo que hemos desarrollado hoy, quiero que sepa que no solo ha llegado a un país amigo y hermano, sino que además ha venido a una patria que lo recibe con los brazos abiertos y con un gran aprecio.

 

El Salvador profesa una profunda amistad con Guatemala, nos identifica un pasado común y somos dos pueblos y gobiernos guiados por principios fundamentales de paz y de progreso, comprometidos con la democracia, el desarrollo social y económico de nuestra gente.

 

Por tanto, reafirmo los acuerdos que hemos alcanzado este día y manifiesto nuestra entera voluntad de continuar trabajando por estrechar nuestras relaciones bilaterales de manera que nos permita alcanzar el desarrollo.

 

Sion duda existe ya una sólida base que nos permitirá estrechar nuestros lazos, pero la buena voluntad que ha demostrado usted este día para nuestra labor como Presidente me dicta que tenemos un importante futuro de trabajo y cercanías por delante.

 

Señor Presidente Morales para terminar esta intervención extiendo un saludo fraterno a usted y a todos los amigos guatemaltecos que nos acompañan, dignos representantes de un pueblo hermano y solidario.

 

Quiero pedirle por favor que se pongan de pie, vamos hacer un brindis, por nuestra amistad entre ambos pueblos y por el grato encuentro que hemos tenido con el Presidente Jimmy Morales.

 

¡Salud!

 

 

 

Sr. Jimmy Morales
Presidente de Guatemala

 

 

Señor Presidente Sánchez Cerén, Presidente de la República de El Salvador y su señora Primera Dama.

 

Excelentísima  señora Presidente de la Corte de Justicia.

 

Excelentísimo señor Oscar Ortíz, Vicepresidente de la República de El Salvador y su señora esposa.

 

Excelentísimos señores miembros de gobierno de la República de El Salvador.

 

Señora y señores, tengan todos ustedes, muy buenas tardes.

 

Para mí es un verdadero privilegio estar una vez más en El Salvador, hoy mi primera visita oficial a otro país, y definitivamente tenía que ser El Salvador.

 

Muchas gracias por este recibimiento y muchas gracias por todo lo que nosotros hemos platicado esta mañana y porque tenemos la fe de que vamos a poder hacer realidad muchos de los sueños que han tenido nuestras anteriores generaciones.

 

Guatemala y El Salvador son los países hermanos, estrechamente relacionados a todo nivel, y esta es una gran oportunidad de poder acercar aún más esos vínculos y también de continuar ese trabajo sostenido ante los desafíos que nos unen.

 

Hay un poema que dice: los amigos se cuentan con los dedos de la mano y sobran dedos.

 

Y efectivamente, la historia que nos une demuestra que somos países amigos y hermanos.

 

Y también dice otro pensamiento: que en todo tiempo ama el amigo y es como un hermano en tiempo de angustia.

 

Y creo que cuando Guatemala ha necesitado de El Salvador, El Salvador ha estado y cuando El Salvador ha necesitado Guatemala, Guatemala ha estado.

 

En este momento de globalización, en este momento de desarrollo, en estos momentos de desafíos, creo que ambos países nos necesitamos y es cuando más debemos estrechar nuestros lazos y nuestros sentimientos fraternos de amistad y de hermandad.

 

En esta oportunidad, hacemos patente y reafirmamos la voluntad para seguir con ánimos renovados hacia la integración, en donde los retos en materia de seguridad, infraestructura y la profundización del comercio forman parte de esta agenda compartida.

 

Señoras y señores:

 

Tengo el honor de ser portavoz de un mensaje positivo y constructivo, como es de su conocimiento, los momentos que Guatemala sorteó a lo largo del 2015, dejaron entre ver diversas falencias, pero también dieron cuenta de la fortaleza de nuestras instituciones, de la trascendencia que juegan los diferentes poderes del Estado, que en el cumplimiento de la ley y el Estado de derecho mantuvieron una postura ejemplar demostrando en reiteradas ocasiones su compromiso en la construcción de la paz, a través de los valores democráticos.

 

En ese sentido, mi gobierno ha reiterado que no tolerará la corrupción, ni cualquier otra acción al margen de la ley. No se están escatimando esfuerzo en las entidades especializadas para combatir estos flagelos que le roban literalmente el futuro a nuestros niños.

 

También estamos sumamente interesados en replicar la cooperación en materia de seguridad ciudadana que mantenemos con otros países.

 

Me refiero a la creación de un Grupo de Alto Nivel de Seguridad, denominado GANSE, el cual estará detrás de la coordinación de proyectos y actividades, dirigidas a combatir todas las expresiones de la delincuencia organizada trasnacional que afectan a nuestros países.

 

Estas podrán  estar vinculadas al tráfico de personas, de estupefacientes, de armas y de cualquier otra actividad, así como impulsar de parte nuestras medidas de prevención de especies protegidas, incorporando un enfoque de prevención del delito.

Señoras y señores:

La construcción de nuestra democracia no termina en los límites  territoriales de nuestros respectivos países, seguimos con sumo interés  lo que  sucede en nuestra vecindad  en todo sentido, si la seguridad se deteriora en un lado de la frontera, tiene consecuencias en el otro, así también, si las condiciones económicas mejoran en un país, impactará positivamente en el otro.

Es por ello, que refrendamos el compromiso  de trabajar unidos en  los países que conformamos el Triángulo Norte de Centroamérica y el Plan de la Alianza para la  Prosperidad, cuyos fondos en el caso de Guatemala, se supervisarán a través de un concejo multisectorial  que pretende como dije anteriormente garantizar un mejor futuro para nuestras nuevas generaciones.

Señor Presidente Cerén, una vez más agradezco  la hospitalidad, la amistad y la calidez del pueblo salvadoreño, cuenta con una Guatemala amiga, siempre lista y dispuesta a recibirle con  los brazos abiertos.

Que Dios les Bendiga y muchas gracias.

Y quisiera proponer  un brindis para El Salvador o para los dos salvadores, por la República y por el Presidente, así es que con toda honestidad y con la admiración que una trayectoria como la suya merece  señor Presidente, brindo por usted y brindo por su nación.

Que Dios les bendiga.

¡Salud!