Print Friendly

Estoy por segunda vez en este espacio. En el 2010 como ministro de Educación visité este lugar; nos entregaban instalaciones por parte del gobierno de Corea, KOICA, nos entregaba este espacio, que se fue estableciendo como un centro de acondicionamiento de computadoras.

Introducir la tecnología en los centros educativos había iniciado desde hace años, pero no teníamos como reponer aquellas computadoras que eran dañadas, y este centro nos permitió ir, con los técnicos, reparando estas computadoras, poniéndolas al servicio de todas las escuelas, y además recibíamos donaciones de computadoras arruinadas y aquí las acondicionábamos.

Eso nos ha permitido que desde muchos años, la tecnología esté en función de la educación en el país. La educación no puede alcanzar los niveles de calidad sino aplicamos las tecnologías.

También tuve  la oportunidad de visitar el MEGATEC, de conversar con los jóvenes que en el 2010 estaban en esta institución y que estaban llevando adelante la educación superior técnica, porque además es un instituto de educación superior técnica, muchos de ellos que han salido egresados de este instituto están trabajando ahora en AEROMAN reparando muchos aviones en ese aeropuerto que está cercano aquí en Zacatecoluca.

La educación va de la mano del desarrollo de un país, y principalmente del desarrollo económico de un país, genera mejores capacidades de los pueblos y esas capacidades vuelven al pueblo más competitivo, porque ahora hay que competir en el mundo, y para eso hay que tener economía competitivas, y es necesario tener la mejor formación de nuestro recurso humano que son las niñas y los niños.

Estuve acá a finales del año pasado con el programa Gobernando con la Gente y el Festival para el Buen Vivir, que es un espacio de recreación y diversión, donde las familias pueden unirse, donde el pueblo le demuestra al mundo que este pueblo no se deja vencer por el miedo y la violencia, y esos espacios generan una convivencia.

Y ya que hablamos de convivencia, espero  que algún día tengan la oportunidad de conocer a este grupo de teatro que este jueves se presentará en el Teatro Nacional en San Salvador, y también estará en los teatros de San Miguel y Santa Ana, porque es una obra que se llama la Cucarachita Martina pide Convivencia y Paz, son 164 niñas y niños, actuando, cantando, bailando, demostrando lo que tiene dentro de su ser, ellos tienen algo hermoso que a través de la música, el baile y el teatro lo expresan, es una combinación de teatro , música, bailes, es una alegría enorme.

Esa presentación de más de 144 niñas y niños salvadoreños contará con la participación de 20 niñas y niños cubanos que vamos a integrar ese proyecto, y que después será La Colmenita de El Salvador, y vamos a llevarla a todos los lugares donde hay casas de la cultura, porque además de la música hay que fomentar el arte y la cultura.

La educación sin el arte y la cultura no ayuda a la creación de un joven que además de tener conocimiento tiene enormes valores en su interior, el respeto la tolerancia, ser solidario con sus compañeros, valores que tenemos que ir formando también.

Las tecnologías no nos alejan del arte y la cultura, no nos alejan de formar seres humanos sensibles a los problemas de los demás,

No creamos sociedades insensibles ante los problemas de país, queremos  sociedades humanas que sienten, que lloran, que se alegran, que disfrutan eso es lo que queremos formar ahora, juntar  la cultura con el conocimiento.

Es para mí un compromiso visitar casi la mayoría de los municipios del país,  para demostrar lo que podemos hacer los salvadoreños y salvadoreñas, podemos hacer grandes y enormes cosas, y estamos en la obligación como gobierno de generar las condiciones para que los jóvenes, niñas y niños tengan mejores oportunidades y se preparen mejor para la vida.

Ese es el significado de este acto, es un acto en el que estamos inaugurando una Planta de Ensamblaje de Computadoras, en 2010 que era un centro de acondicionamiento de computadoras, ahora estoy acá como presidente para entregarle al país esta planta que va a garantizar el programa Una niña un niño, una computadora, y  va a garantizar que aquí haya oportunidades para que los jóvenes de los diferentes institutos técnicos superiores puedan venir acá y tener conocimiento y aplicarlos para fomentar la creatividad.

Muy pronto El Salvador tendrá jóvenes que estarán creando instrumentos necesarios para toda el área de informática, eso es lo que ahora estamos entregando al país.

Nos sentimos satisfechos al entregar un nuevo logro al pueblo salvadoreño. Esta vez en materia de educación.

Cuando iniciamos el programa Una niña, Un niño, Una Computadora, tuvimos la visión de otorgar calidad educativa a la niñez salvadoreña. A la vez nos trazamos la meta de reforzar nuestra política de inclusión, llevando tecnología a todos los centros educativos.

En el marco de este programa inauguramos el día de hoy, aquí en Zacatecoluca, la Planta de Ensamblaje “Una niña, Un Niño, Una Computadora”.

El Programa “Una niña, un niño, una computadora” no es simplemente que los niños accedan a un equipo informático. Es un programa con diversos componentes que lo hacen sostenible en el tiempo.

En primer lugar este programa tiene que ver con la formación de los maestros y maestras a nivel nacional. Se han formado ya más de 35 mil maestros en conocimientos de informática, y a otros se les ha especializado para que puedan impartir la materia en sus centros escolares.

El segundo componente de este programa ha sido enfocado en mejorar las condiciones de infraestructura de las escuelas en el acondicionamiento en energía eléctrica y seguridad.

Otro componente importante es la conexión a internet. Más de 1500 centros escolares poseen conexión a internet. Y estamos trabajando para que los 1,177 centros que atenderemos este año puedan tener internet.

La planta de ensamblaje es parte de estos componentes que hace realidad el programa “Una niña, un niño, una computadora”.

Esta planta de ensamblaje es un importante logro que como salvadoreños debemos celebrar. Es una señal de que nuestro país se encamina con buen rumbo en áreas como tecnología y productividad.

La Planta de ensamblaje se encargará de abastecer al programa “Una niña, Un Niño, Una Computadora”, proporcionando equipos de gran calidad y respondiendo con mayor rapidez y eficiencia las demandas de las escuelas.

Me alegra muchísimo poder reafirmar que continuaremos otorgando computadoras a los centros escolares públicos y que este equipo sea manufacturado de manera local.

Ahora podemos decir con toda seguridad que parte de la tecnología con la que nuestros hijos e hijas se educan en las escuelas ha sido construida con manos salvadoreñas.

La Planta de Ensamblaje Una niña, Un Niño, Una Computadora viene a asegurar un mayor acceso a las nuevas tecnologías de la educación para nuestros estudiantes y docentes de todos los centros escolares públicos.

Son muchos los alcances que tendremos con el funcionamiento de planta de ensamblaje de computadoras.

Sectores como la educación y la economía se verán ampliamente beneficiados. Este proyecto demuestra que tenemos la capacidad como país de responder a la complejidad de los retos que exige el desarrollo.

Como lo dijimos al principio del año escolar la planta que inauguramos hoy tiene la capacidad de ensamblar 100 computadoras por día. Con este ritmo de producción tendremos una capacidad instalada de 24 mil equipos informáticos al año, mismos que estarán a disposición de ser entregados en los centros escolares de la mayoría de los departamentos del país.

Este proyecto cuenta con una inversión inicial de $778,616 dólares con lo que se adquieren piezas separadas de computadoras portátiles para ensamblar mil unidades.

Asimismo se incluye  la compra de herramientas e insumos para el proceso de producción y para la adecuación de la infraestructura de la planta.

Con la inversión inicial de este proyecto estamos capacitando a técnicos del Ministerio de Educación para realizar un trabajo con los niveles más elevados en materia de calidad.

El personal que se ha destinado para las operaciones en la planta de ensamblaje consiste en 15 técnicos. Este equipo trabajará en las áreas de operaciones, logística, ensamble, soporte, y aseguramiento de la calidad.

Nuestro interés es que con la planta de ensamblaje de computadoras podamos tener un efecto social y económico incluyente. Esta importancia en el sector económico radica principalmente en que como país tengamos la solvencia y la capacidad de sustentar nuestro propio desarrollo. Este proyecto marca una de las más grandes referencias en materia de sostenibilidad en los últimos años.

En este sentido, los resultados de este proyecto contribuyen a que los estudiantes y docentes tengan fácil acceso a las tecnologías de educación, pues también disminuirá el índice de computadora por estudiante, y vendrá a satisfacer la demanda de computadoras como recurso pedagógico.

Las computadoras  son de vital importancia en nuestra comunidad educativa, desde estas hay un enriquecimiento más diverso del aprendizaje, los estudiantes desarrollan un pensamiento creativo y constructivo. Además, les permite acceder a información de cualquier parte del mundo brindando más acceso y más igualdad.

La capacidad instalada de la planta de ensamblaje nos da la capacidad de mantener actualizado todo el conjunto de computadoras en las escuelas a nivel nacional, además de tener un tiempo de respuesta más rápida para la reparación y el mantenimiento del equipo que esté dañado, mejorando así el reemplazo de estos con mayor agilidad.

Logramos también avances en la transferencia de conocimientos, especializando a personal salvadoreño en tecnología, esto nos permite contar con profesionales de nuestro país altamente capacitados para realizar las labores que requiere la planta de ensamblaje.

Esto también hará que el país tenga recursos para brindar mejor calidad de vida, recursos que aprovecharemos productivamente para la educación de nuestros estudiantes, influyendo de manera positiva en el crecimiento del índice de competitividad.

Vamos a darle prioridad a todos aquellos centros escolares que hasta la fecha no han sido alcanzados con programas de tecnología.

Estimadas amigas:

Este día vemos el inicio de un gran proyecto. La planta de ensamblaje de computadoras es testimonio de que  estamos dando seguimiento como nación al Plan Quinquenal de Desarrollo. Fortaleciendo al país en materia de productividad, pero también contribuyendo con un El Salvador más educado.

No debemos escatimar esfuerzos en incluir a la niñez salvadoreña como uno de los más grandes propósitos como sociedad. Al apostar por la tecnología en la educación estamos otorgando a nuestros estudiantes oportunidades para desarrollarse en un ambiente moderno.

En un futuro estos niños y niñas que ahora son beneficiados con este gran proyecto serán creadores de las nuevas aplicaciones que responderán a las necesidades educativas, sociales y culturales de nuestro país.

Hoy la historia es otra. Hablamos de un país más actualizado en educación, con programas y proyectos que incluyen a la mayoría de los salvadoreños, como la entrega de Útiles, uniformes y zapatos, la Alimentación Escolar y el Vaso de Leche. Hoy tenemos computadoras como herramienta competentes para preparar a nuestra niñez y juventud en el área tecnológica y agilizar el proceso de enseñanza-aprendizaje.

 

Hoy entregamos otra gran obra al pueblo salvadoreño. Damos por inaugurada la Planta de ensamblaje: Una Niña, Un Niño, Una Computadora.

Que Dios nos bendiga a todos.