Print Friendly

La entrega realizada por niños, jóvenes, personas de la sociedad civil, no es un simple hecho de venir a Casa Presidencial y entregar el Plan Quinquenal, significa que El Salvador quiera avanzar en su esencia democrática. Y la esencia democrática tiene un valor que es la participación de la ciudadanía.

En estos cinco años vamos a continuar ese proceso que se inició a partir del  2009, de darle voz a los sin voz, como decía Monseñor Romero, de darle oportunidades a la población, que pueda no solo controlar la ejecución de las políticas, sino participar en la ejecución de las políticas.

Por eso es que este Plan Quinquenal tiene una visión de 20 años, porque queremos transformar la sociedad, hacer una nueva cultura democrática, más apegada a nuestros valores, los valores de libertad, los valores de respeto a las personas, el valor de respeto a nuestra leyes, a nuestra Constitución; queremos seguir fomentando esa nueva cultura democrática en El Salvador.

Por eso es que nos proponemos un plan con una visión de largo plazo, de 20 años, en la cual nosotros podamos construir un país próspero, equitativo, solidario, pero además democrático y que genere oportunidades del buen vivir.

El buen vivir, dirán ustedes, ¿qué es esa idea del gobierno? Es construir felicidad. Ustedes habrán escuchado a muchos países avanzados del mundo que ahora los parámetros para medir el desarrollo está en la felicidad, cuánta felicidad ha alcanzado la sociedad.

La felicidad significa educción, salud, vivienda, oportunidades laborales; significa ser un país próspero, creo que debemos de aspirar como sociedad a soñar y hacer realidad ese sueño.

Yo los invito a todo ustedes a que construyamos eso, a que construyamos esos nuevos valores, esos valores que significan que el crecimiento económico no es un fin en sí, sino que si el crecimiento económico no está en función del bienestar y la felicidad de la gente, no tiene razón de ser.

Nosotros queremos construir crecimiento económico, queremos desarrollar el país, queremos generar empleo, pero sobre la base también de darle felicidad a la familia.

Los retos son bastante complicados, si vemos la realidad, una economía lenta de bajo crecimiento, un país al cual necesitamos hacer una transformación educativa para garantizar una calidad y una universalidad de la educción para darle mayor conocimiento a la sociedad salvadoreña y necesitamos un país seguro, que le de tranquilidad a la familia, que vuelva a recuperar las comunidades su tranquilidad.

El Plan Quinquenal además de tener esa visión, también se plantea una visión y un compromiso y metas, acciones, estrategias y objetivos en estos cinco años y queremos construir un El Salvador productivo, educado y seguro, son tres palabras que resumen el sentir de la población y sobre la cual nosotros estamos trabajando.

Es motivo de inmensa alegría y satisfacción informar a todo el pueblo salvadoreño que hemos cumplido con otra de nuestras promesas y compromisos al cabo del primer semestre en nuestra gestión gubernamental. Me refiero a la presentación del Plan Quinquenal de Desarrollo 2014-2019.

Este documento, que se les entrega,  constituye una guía para el trabajo de estos cinco años que ustedes, el pueblo, nos ha encomendado. Con la puesta en marcha de este Plan estamos reafirmando el camino a seguir en la profundización de los cambios, en la construcción del país que todas y todos los salvadoreños queremos: un país más productivo, educado y seguro.

Por ello hemos  fortalecido la coordinación y efectividad en las actuaciones del Gobierno, integrando los territorios a las dinámicas del desarrollo nacional y asegurando la participación de la ciudadanía en el ciclo de las políticas públicas.
El Plan Quinquenal de Desarrollo será la base para construir un Sistema Nacional de Planificación. Esto nos permitirá establecer una estrategia Nacional de Desarrollo de largo plazo, generando las transformaciones necesarias para hacer de El Salvador un país próspero, equitativo, i

ncluyente, seguro, solidario y democrático.
Es un hecho que estamos avanzando mucho como país. Y es ese crecimiento que hemos alcanzado el que demanda el mejor plan de desarrollo para los próximos años. Es por eso que sin duda este Plan Quinquenal llevará a El Salvador hacia un desarrollo humano alto.
El Plan Quinquenal de Desarrollo se fundamenta en el concepto y los principios del Buen Vivir, en coherencia con una visión de progreso centrado en las personas, las comunidades y pueblos, sus territorios, necesidades, conocimientos, anhelos y potencialidades.
Así pues, en este documento se ha plasmado la apuesta por convertir a El Salvador en un país de oportunidades, de buen vivir para todos y todas.

En esta visión el crecimiento económico no es un fin en sí mismo, sino el medio para alcanzar el disfrute de la vida y la convivencia armoniosa.

Esto quiere decir que la planeación para este quinquenio tiene como centro el bienestar de la gente, con el buen vivir como un valor, trayecto y horizonte nacional. Pero necesitamos una forma diferente de entender y hacer política pública, teniendo como principales estrategias la equidad, la inclusión y la protección social, que es lo que estamos haciendo.

Este pensamiento corresponde al interés que ha expresado la población a través de los diversos procesos de consulta ciudadana que se han llevado a cabo para la elaboración del Plan Quinquenal. Lo que la gente quiere es sentirse bien, ser feliz, conocer, saber, crear, habitar y trabajar con dignidad, convivir en forma pacífica y segura.

Para alcanzar estos anhelos, necesitamos comenzar por impulsar estrategias orientadas hacia el desarrollo humano, transformando al mismo tiempo las bases institucionales y los principios de acción del Estado.

En primer lugar, asumimos el compromiso de continuar practicando la participación, la inclusión y la transparencia al promover los cambios económicos, sociales, ambientales, culturales e institucionales que se requieren para la edificación del país al que aspiramos.

Por ello, en el quinquenio se fortalecerá la planificación para el desarrollo como un proceso integrador, organizado y participativo, orientando la acción gubernamental hacia el Buen Vivir.

La participación ciudadana es fundamental porque concretiza el sentido esencial de un Estado verdaderamente democrático. Esto significa contar con la colaboración de una ciudadanía activa para la generación de una sociedad más justa, solidaria y soberana.

A partir del nuevo modelo de desarrollo, la participación ciudadana se expresará en nuevas formas que valoricen la pluralidad, la igualdad, los derechos humanos, el respeto al Estado de Derecho y la responsabilidad compartida en la construcción de un nuevo país.

Muestra de ello es este Plan Quinquenal de Desarrollo que hoy presentamos, producto de un proceso histórico de amplia consulta ciudadana, que toma la participación como elemento clave para su implementación y como instrumento de permanente diálogo social para las decisiones y acciones del Gobierno.

Las grandes prioridades que se exponen en la planeación quinquenal dan origen a los objetivos que regirán nuestro actuar durante estos cinco años.

Empleo con crecimiento sostenido, educación con inclusión y equidad social y seguridad ciudadana son esas grandes prioridades definidas a partir de las necesidades de la gente y la realidad nacional.

Consideramos al empleo como uno de los elementos primordiales en nuestra apuesta por el desarrollo de las capacidades de la persona. Por eso el primer objetivo que nos planteamos es dinamizar la economía nacional bajo un modelo de crecimiento inclusivo y generador de empleo de calidad.

En cuanto a educación, estamos convencidos de que es un pilar fundamental para la transformación de la vida, el desarrollo sustentable, las grandes transformaciones socioeconómicas y la democracia integral que queremos en nuestro país.

Por ello, estamos claros en que es primordial universalizar la educación en forma progresiva y ofrecer servicios educativos accesibles y flexibles para toda la población en igualdad de condiciones. Asimismo asegurar la permanencia de estudiantes en los centros escolares y, por supuesto, garantizar la calidad y la integralidad del sistema educativo.

Respecto a la seguridad ciudadana, partimos del derecho que tienen todos los seres humanos a la seguridad y que el Estado está obligado a garantizar. Pero también partimos de que la seguridad es una meta que se alcanza a través de la actuación conjunta de toda la sociedad contra la violencia; de ahí la relevancia del Consejo de Seguridad Ciudadana y Convivencia y la Policía Comunitaria.
En primer lugar, estamos apostando a fortalecer la atención integral y preventiva en los territorios con alta concentración de violencia y delincuencia, así como al combate directo contra el crimen, el delito y la violencia.
También el control y la reinserción social de las personas privadas de libertad, fortalecer las capacidades de las instituciones del sistema de seguridad y justicia y promover la coordinación interinstitucional.
Los 11 objetivos que como país nos hemos trazado en este Plan Quinquenal de Desarrollo y que nos permitirán construir El Salvador que queremos abarcan otros grandes desafíos como asegurar el acceso y cobertura universales en salud con calidad, impulsar la cultura, dinamizar la economía nacional, transitar hacia una economía y sociedad ambientalmente sustentables ante los efectos del cambio climático, entre otros.
Como saben, hemos venido generando grandes transformaciones enfocadas específicamente en el tema de la niñez y adolescencia, la mujer y los adultos mayores y las personas condiscapacidad. Pero en este Plan de Desarrollo que hoy vemos concretado hay también un especial énfasis en el desarrollo de la población joven, porque hoy más que nunca creemos en la fuerza y capacidad de la juventud salvadoreña.
Este Plan Quinquenal de Desarrollo corresponde a una nueva forma de gestión pública, más cercana a la gente, más dinámica y proactiva.
Es importante que la ciudadanía conozca este plan, que sepamos que este es un Plan Quinquenal medible, que será permanentemente monitoreado y evaluado por la Presidencia de la República.
Pero sobre todo deseamos que la ciudadanía ejerza plenamente su derecho de contraloría social, es decir, que el pueblo exija el cumplimiento de este Plan que hoy estamos presentando.
La visión de desarrollo que nuestro Gobierno propone implica la transformación hacia un Estado respetuoso y garante de los derechos humanos, instituciones fortalecidas y una ciudadanía activamente involucrada en el proyecto de país.
Por eso aprovecho esta oportunidad para invitar nuevamente a todos los sectores de la sociedad para que pongamos al centro de nuestros intereses el bienestar y la felicidad de nuestra gente.
Participemos todos y todas de los procesos de cambio y actuemos de manera decidida por el desarrollo integral de nuestro pueblo. Porque unidos crecemos todos.
Muchas gracias.