Print Friendly
  • Querido pueblo salvadoreño:
  • Celebremos con espíritu cívico, patriótico y de unidad este 196 aniversario de nuestra Independencia Patria.

Sentimos el orgullo de nuestra identidad soberana, salvadoreña y centroamericana, ondeamos la bandera azul y blanco mientras entonamos las sagradas notas de nuestro himno nacional, y recitamos nuestra solemne oración a la bandera.

El objetivo del lema de este aniversario “El Salvador avanza en convivencia y desarrollo”, resume el esfuerzo de todos los salvadoreños que trabajamos, para que el nuestro sea un mejor país.

Envío un cariñoso saludo, a todas y todos nuestros queridos compatriotas que desde El Salvador y en otras partes del mundo, festejamos la Independencia con mucha alegría, sentido de pertenencia y amor a esta tierra que nos vio nacer.

Un fraterno saludo a nuestros hermanos centroamericanos, con quienes compartimos en esta fecha toda una historia de lucha por la paz, libertad y la independencia de nuestros pueblos.

Este 15 de septiembre rendimos eterno homenaje a aquellos hombres y mujeres ejemplares, que en 1821 iniciaron la construcción de una patria grande, independiente y soberana.

Permanecen imborrables en la memoria de nuestro pueblo aquellos valientes próceres, hombres y mujeres como José Matías Delgado, José Simeón Cañas, Manuel José Arce, los hermanos Aguilar, Pedro Pablo Castillo y Santiago José Celis, Antonia Arce de Lara, María Feliciana Miranda, María Felipa Aranzamendi y Manuela Miranda, entre otros.

Los ideales y espíritu de lucha de estos insignes patriotas, es ejemplo que nos fortalece para avanzar en la senda del desarrollo, poniendo en el centro los intereses de la patria, que deben ser los intereses del pueblo.

Compatriotas:

El pensamiento visionario de hombres de la talla de Francisco Morazán que soñó y trabajó por una patria grande, centroamericana, continua vigente, y nos guía en los esfuerzos por edificar naciones más fuertes, integradas y preparadas para enfrentar los retos actuales.

Con el legado de esa tradición integracionista, hoy trabajamos para fortalecer los vínculos económicos, comerciales, logísticos, culturales y de seguridad con las hermanas repúblicas centroamericanas, este esfuerzo se traduce en acuerdos concretos para la paz, la soberanía, el desarrollo y sustentabilidad de nuestros pueblos.

Salvadoreñas y salvadoreños:

La independencia que con tanto sacrificio nos heredaron nuestros próceres, hoy tenemos la responsabilidad de cuidarla, cultivando valores patrios fundamentados en la unidad, la paz y el entendimiento, para construir una sociedad prospera.

El enorme valor de la independencia patria cobró mayor sentido y nuevos bríos con la firma de los Acuerdos de Paz en 1992, un acto de reconciliación que constituyó un nuevo triunfo del pueblo en la construcción de un Estado de Derecho, en democracia, con la esperanza de avanzar al desarrollo.

En este 196 Aniversario de la Independencia Patria, estamos llamados a profundizar los esfuerzos entre los tres órganos del Estado, para encontrar soluciones duraderas a los grandes retos del país en función del bienestar de nuestro pueblo.

 

Mi gobierno trabaja por la unidad de todas las instituciones del Estado para dar respuesta a los retos en seguridad pública, estabilidad fiscal y el financiamiento para el desarrollo.

 

Los resultados que cada día alcanzamos mejorando la seguridad ciudadana y contra la delincuencia, son producto del esfuerzo articulado cada vez más de todas las instituciones y toda la sociedad salvadoreña.

 

Además de enfrentar a la criminalidad y los retos por el desarrollo, a mi gobierno le toca enfrentar el bloqueo que sufre la población por culpa de los grupos de derecha que, defendiendo sus intereses, bloquean económicamente al país, y el principal afectado es el pueblo, lo bloquean de tener mejores caminos rurales, hospitales modernos, computadoras para los niños y  jóvenes, nuevas sedes de Ciudad Mujer, y hasta de pensiones dignas.

 

Ante esta actitud negativa, y para evitar una crisis al país, mi gobierno presentó una iniciativa a la Asamblea Legislativa para cubrir en lo que resta del año las partidas presupuestarias desfinanciadas, que ascienden a más de 260 millones de dólares.

 

Estas partidas corresponden a los pagos de la deuda con el Fondo de Pensiones, las pensiones del Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada, devoluciones del impuesto al valor agregado a exportadores, devolución del impuesto de renta a contribuyentes, el servicio de la deuda pública y el subsidio a la energía eléctrica residencial.

 

Ante la urgente necesidad de reformar el sistema de pensiones, tal como me comprometí, mi gobierno trabaja por alcanzar un consenso entre las propuestas presentadas.

 

Para este fin, contratamos la consultoría del doctor en ciencias económicas Eduardo Melinsky, para un estudio actuarial que garantice lograr pensiones justas y sostenibles, por lo que considero ya no hay excusa en seguir prolongando la discusión, debemos llegar a un acuerdo en este mes de septiembre.

 

Es prioridad de mi gobierno trabajar por garantizar tranquilidad y seguridad a la población. En este esfuerzo avanzamos gracias al trabajo de nuestra Policía Nacional Civil, con el apoyo de la Fuerza Armada y otras instituciones.

 

Los resultados positivos se reflejan en la reducción de los homicidios, el combate a la extorsión y los fuertes golpes a estructuras criminales en las Operaciones Jaque, Tecana y Escudo Regional.

 

Gracias a este heroico trabajo se reportan cada vez más municipios con cero homicidios y disminución de otros hechos de violencia.

 

Felicito al Consejo Nacional de Seguridad y Convivencia por los logros del Plan El Salvador Seguro, que garantiza una solución integral a la violencia, con prioridad a los programas de prevención.

 

Hoy más que nunca debemos apoyar el efectivo combate que realiza la Policía Nacional Civil y el Ejército contra el crimen. Es urgente entregarles los recursos y el equipamiento necesario para que cumplan su noble misión.

 

Por ello, exhorto a la Asamblea Legislativa para que apruebe de inmediato el préstamo de 100 millones de dólares para la seguridad pública, provenientes del Banco Centroamericano de Integración Económica.

 

Mi gobierno brinda total respaldo a nuestros heroicos agentes policiales, soldados y custodios de centros penales en la estrategia de seguridad, por eso destinamos el bono trimestral proveniente de la Contribución Especial de la ciudadanía que fue aprobado por unanimidad en la Asamblea Legislativa.

 

En esta fecha tan especial honremos a nuestros héroes, a todos los policías y soldados caídos en el cumplimiento de su deber. Condenamos enérgicamente estos crímenes, y aseguramos nuestro total respaldo y solidaridad a sus queridas familias. Tengan por seguro que encontraremos a los asesinos y deben ser condenados por la justicia.

 

Hermanas y hermanos:

 

Tenemos como país otros grandes desafíos.

 

Uno de ellos es el cambio climático frente al cual desarrollamos innovadoras medidas de adaptación, y una gestión sustentable de los recursos, basada en investigaciones científicas, el empleo de modernos equipos y la participación organizada de las comunidades.

 

Nuestro Sistema de Protección Civil ha demostrado su eficacia ante desastres y emergencias naturales, y nos ha permitido dejar atrás la condición de país más vulnerable del mundo.

 

En este contexto, envío un mensaje de solidaridad a los países hermanos afectados por el poderoso huracán Irma, y a la población mexicana que sufrió el impacto del reciente terremoto.

 

Otra prioridad de trabajo para mi gobierno es el futuro de muchos salvadoreños en Estados Unidos, ante la posible eliminación del programa migratorio DACA, que también puede afectar a centenares de miles de jóvenes de diversas nacionalidades.

 

Agradezco el respaldo de congresistas republicanos y demócratas de ese país para la extensión del TPS para los salvadoreños, al reconocer la laboriosidad y el aporte de nuestros compatriotas a la economía estadounidense.

 

El canciller Hugo Martínez y una delegación de diputados viajaron a Estados Unidos para propiciar alternativas a favor de nuestras comunidades en ese país.

 

Querido pueblo salvadoreño:

 

En el 196 aniversario de la Independencia y a 25 años de la firma de los Acuerdos de Paz, celebremos con orgullo las victorias de nuestro pueblo.

 

Como nos demostraron esos dos momentos históricos, la unidad en torno a los grandes intereses del país es la única vía para seguir adelante y conseguir el progreso y la prosperidad de El Salvador.

 

Somos una sociedad plural, con diversidad de pensamiento, emprendedora y tenaz, pero sobre todo somos hijas e hijos de una misma Patria.

 

Por eso tenemos la responsabilidad de encontrar consenso para lograr paz, progreso económico, seguridad y el bienestar del pueblo.

 

Llevemos este mensaje de unidad, confianza y esperanza a todos los municipios del país, y a cualquier lugar donde haya un salvadoreño.

 

Nadie podrá detenernos en nuestras aspiraciones de justicia, democracia y soberanía.

 

Sigamos adelante en honor a nuestros próceres independistas, por el presente que construimos y el futuro que dejaremos a las jóvenes generaciones.

 

Muchas gracias.

 

Que Dios bendiga a El Salvador