Print Friendly

 

  • Amigas y amigos:

 

  • Este día no solo para Ciudad Delgado, sino para el país es de gran importancia y de gran alegría.

 

  • Declarar Ciudad Delgado libre de analfabetismo, es un triunfo para el país, es un triunfo para El Salvador, es un triunfo para la prosperidad y para el progreso.

 

Quiero aprovechar en el marco de declarar a Ciudad Delgado libre de analfabetismo, dirigirme al pueblo salvadoreño.

 

Ahora este día los medios de comunicación sacan una información sobre una declaración del presidente de los Estados Unidos, que golpea la dignidad de nuestro pueblo.

 

Es por eso que quiero informarles a ustedes que el gobierno de El Salvador, en relación a las lamentables expresiones atribuidas en medios de comunicación relevantes al presidente Donald Trump, manifiesta lo siguiente:

Declaración del Municipio de Ciudad Delgado libre de Analfabetismo.

 

Que habiendo esperado prudentemente un pronunciamiento oficial del gobierno de los Estados Unidos, y al tener conocimiento únicamente por redes sociales de las expresiones del presidente Trump, donde acepta implícitamente, términos duros en menoscabo de la dignidad de El Salvador y de otros países, expresa su formal protesta y rechaza enérgicamente ese tipo de afirmaciones.

 

Por lo anterior hemos dirigido una nota de protesta al gobierno de los Estados Unidos, destacando además el valor de los salvadoreños y recordando que fueron compatriotas los que trabajaron en la reconstrucción del Pentágono, después de los lamentables atentados terroristas del 2001, los que contribuyeron en la reconstrucción de Nueva Orleans, después del Huracán Katrina, los que contribuyeron junto a Estados Unidos y otras naciones en varias misiones de paz.

 

El Salvador demanda, en el marco de los principios que rigen las relaciones con  los Estados, respeto a la dignidad de su noble y valiente pueblo, y al mismo tiempo expresa su compromiso de seguir trabajando por fortalecer las buenas relaciones que han caracterizado a nuestras naciones a través del tiempo.

Creo que este hecho debe levantarnos más ese espíritu valiente que tenemos como salvadoreños y seguir adelante, tenemos que trabajar mucho por alcanzar el progreso y el desarrollo del país.

 

Por eso iniciamos el Año de la Alfabetización con la buena noticia de declarar a Ciudad Delgado como el municipio número 86 libre de analfabetismo.

Ustedes han sido protagonistas y testigos de uno de los mayores retos que nos hemos propuesto: declarar a El Salvador libre de analfabetismo este 2018.

 

Esta es otra gran victoria de nuestro pueblo, de la cultura, del conocimiento, de la solidaridad entre los seres humanos, que fue posible gracias al decisivo respaldo de su alcalde Tomás Minero, el compromiso de los equipos de alfabetización y por supuesto del entusiasmo y entrega de los jóvenes voluntarios facilitadores.

 

Es una alegría compartida que confirma que sí es posible alcanzar la meta de un El Salvador más educado.

 

Celebramos este triunfo a pocos días de conmemorar el 26 Aniversario de la Firma de los Acuerdos de Paz, acontecimiento que inició una verdadera transformación para construir un país en democracia y plena participación ciudadana.

 

Ese hecho histórico nos demostró que el diálogo con resultados es la vía para solucionar los grandes desafíos del país y alcanzar la reconciliación nacional.

De ahí la necesidad de avanzar con nuevos acuerdos en beneficio de la nación, como esta gran gesta de declarar a El Salvador libre de analfabetismo.

 

Ciudad Delgado es un ejemplo de que es posible lograr grandes metas cuando unen esfuerzos sector público, empresa privada, iglesias, gobierno central y alcaldías, organizaciones sociales y no gubernamentales.

 

Cada vez que un municipio es declarado libre de analfabetismo avanzamos hacia el desarrollo económico, social y humano de El Salvador.

 

 

Queridas familias

 

 

Saber leer y escribir es un derecho humano fundamental del que se privó durante décadas a cientos de miles de salvadoreños.

 

Es imposible el progreso económico, social y democrático de un país cuando una parte importante de su población está excluida de la educación y los acelerados avances científicos del mundo actual.

 

Eliminar esta injusticia es una de las prioridades de nuestro Plan Quinquenal de Desarrollo 2014-2019 y del Programa Nacional de Alfabetización, que iniciamos en 2009 los Gobiernos del Cambio.

 

Es por ello que llamamos a unirnos y trabajar sin descanso para declarar este año a El Salvador libre de analfabetismo.

 

Se trata de una tarea titánica que exige una amplia movilización y el trabajo coordinado de todas las fuerzas de la sociedad, como lo han hecho 86 municipios hasta la fecha.

 

Tenemos absoluta confianza en la voluntad y el alma noble de nuestro pueblo para asegurar esa meta.

 

Con nuestro Programa Nacional de Alfabetización hemos logrado reducir cerca del 8 por ciento el índice de analfabetismo en el país.

 

Estamos hablando de más de 330 mil personas que aprendieron a leer y escribir.

 

Recuerdo con mucha emoción, cuando era Ministro de Educación, los rostros de alegría de adultos mayores que por primera vez escribieron su nombre o leyeron la Biblia.

 

En esta noble tarea hemos contado con la valiosa colaboraciónn de 57 mil voluntarios, principalmente jóvenes, quienes han creado más de 59 mil círculos de alfabetización.

 

Les agradezco y al mismo tiempo los invito a sumar más jóvenes a esta maravillosa experiencia de alfabetizar, una de las mayores satisfacciones que ustedes tendrán en sus vidas.

 

A quienes todavía no saben leer y escribir les pido aprovechar esta oportunidad, porque no hay límite de edad, ni distancias para aprender.

 

En esta obra la familia desempeña un decisivo papel, conozco a niños y jóvenes que han enseñado a sus abuelos a leer y escribir, ese ejemplo debe multiplicarse en cada hogar salvadoreño.

 

Agradezco también a la Asamblea Legislativa por la reforma a la Ley General de Educación, que establece la creación de una Comisión Nacional de Alfabetización con la participación de todos los sectores de la sociedad.

 

 

Amigas y amigos:

 

2018 será otro año de avances en materia social.

 

Nuestra meta es declarar a El Salvador libre de analfabetismo.

 

Será un triunfo de nuestro país al brindarle a cada salvadoreño y salvadoreña las capacidades y competencias necesarias para mejorar sus condiciones de vida.

 

Para ello será necesario movilizar a miles de voluntarios en los 14 departamentos del país.

 

Pondremos a disposición todos los recursos para que los alfabetizadores cumplan con su misión.

 

Entregaremos, a través del Ministerio de Educación, materiales didácticos a todos los círculos de alfabetización que se organicen en los caseríos, cantones y municipios.

 

Es mucho lo que hemos avanzado, y este decisivo impulso, nos permitirá declarar muy pronto no sólo municipios, sino también departamentos libres de analfabetismo, entre ellos La Paz, San Salvador y Ahuachapán.

 

Amigas y amigos:

 

Reitero mi agradecimiento a las y los alfabetizadores voluntarios de todo el país, por su decisivo y solidario aporte al aprendizaje y bienestar de miles de salvadoreños.

 

Agradezco a todo el personal del Ministerio de Educación al frente de este programa y a todos los que participan activamente en esta noble tarea, a los gobiernos municipales, instituciones educativas, iglesias, cooperación internacional y otras organizaciones.

 

A los medios de comunicación que nos han acompañado en esta misión desde sus inicios.

 

Este esfuerzo es de todos los que formamos parte de la vida activa del país, la campaña de alfabetización brinda una oportunidad para unirnos, porque el único ganador será nuestro pueblo, nuestra gente, nuestro querido El Salvador.

 

En esta plaza que lleva el nombre del Beato Monseñor Romero reafirmemos el compromiso de declarar a El Salvador libre de analfabetismo.

 

¡El Salvador alfabetizado es posible!

 

Muchas gracias.