Print Friendly

 

En este mes de enero  hemos conocido las diferentes actividades desarrolladas por las asociaciones e instituciones que trabajan por los derechos de las personas adultas mayores.

Yo les agradezco de que se haga conciencia en nuestro país, que todos los salvadoreños tomemos conciencia, las familias tomemos conciencia de los derechos de las personas adultas mayores, y que no solo asumamos conciencia sino además ejerzamos el cumplimiento de esos derechos.

Creo que es muy importante reconocer la labor del CONAIPAM, es el Consejo el que tiene la responsabilidad de elaborar la Política del Adulto Mayor, y a la presidencia le toca estudiarla y aprobarla.

En ese sentido, este mes concluye no solamente con un compromiso, sino con la obligación de este gobierno, de que a través de todas las instituciones que tienen la responsabilidad en garantizar los derechos, en que cumplamos esa ley, que la pongamos en función de esa política, que nos permita mejorar las condiciones de la persona adultos mayores.

Este evento reafirma lo que yo he dicho esta semana cuando inauguramos la Planta de Ensamblaje de Computadoras y cuando inauguramos la Universidad en Línea, de que El Salvador sigue avanzando, porque tenemos en nuestras manos la Política de las Personas Adultas Mayores

Y esto es una respuesta a las grandes necesidades del pueblo salvadoreño. Este día estamos reforzando nuestro trabajo hacia uno de los sectores que en el pasado estuvo completamente olvidado.

Este sector tiene mucha importancia para el país. Toda mi vida he estado cerca del pueblo, he conocido de cerca las necesidades que atraviesan las personas adultas mayores en nuestro país, y siempre denuncié que a la persona se le viera únicamente como fuerza laboral y que nunca se pensara en su futuro y en su bienestar.

Un gran número de personas adultas mayores en nuestro país ha tenido la difícil tarea de enfrentarse a esta etapa de la vida sufriendo exclusión y olvido. Cuando lo ideal es disfrutar una vida plena: con desarrollo y goce de derechos.

Pero nosotros hemos tomado la decisión de cambiar esa historia, todos los que estamos acá. Este día tengo el privilegio de recibir de manos del Consejo Nacional de Atención Integral a los Programas de los Adultos Mayores (CONAIPAM) la propuesta de la Política Nacional de la Persona Adulta Mayor.

 

Como Presidente de la República, recibo este importante documento de propuesta de Política Nacional, la primera destinada exclusivamente a la población Adulta Mayor, con profundo interés y con el firme compromiso de estudiarla a profundidad con todo mi equipo, discutirla y garantizar los mecanismos que sean necesarios para su aplicación.

 

Las políticas públicas son las formas en que los gobiernos tomamos acción en respuesta a las diferentes demandas de la sociedad. Basadas en las políticas públicas es que las instituciones del Gobierno actúan y transforman la vida de la ciudadanía.

Hoy estamos ampliando el panorama para la población de personas adultas mayores. En El Salvador hemos comenzado a promover esa alta estima para este sector de la población que han dedicado gran parte de su vida a la construcción de un mejor país.

Les pido a todos, que por todo este esfuerzo que han hecho, toda esta dedicación toda esta consulta, les demos un fuerte aplauso a las personas que han hecho posible esta Política.

También ofrecemos nuestro reconocimiento a CONAIPAM y a la Secretaría de Inclusión Social por la elaboración de esta política. Muchas gracias por tan exhaustivo trabajo. Ustedes nos presentan este día un documento integral,  acorde a las necesidades y a los retos que nos hemos trazado como país.

 

A nivel internacional y nacional se han conquistado gradualmente muchos logros en materia de derechos para los diversos sectores de la población. En los últimos años casi todos los países del mundo hemos avanzado en la implementación de diversos instrumentos y resoluciones en favor de las personas mayores, por eso, no tengan duda de que este día me voy a comunicar con el ministro de Relaciones Exteriores para que me informe como está la ratificación por parte  de El Salvador de este compromiso para los adultos mayores.

En El Salvador contamos con una legislación a favor de las personas adultas mayores. La Constitución de la República establece que “es obligación del Estado asegurar a los habitantes de la República, el goce de la libertad, la salud, la cultura, el bienestar económico y la justicia social. Por supuesto, las personas adultas mayores están dentro de todos estos beneficios.

Un paso importante lo dimos en el año 2002, con la aprobación de la Ley de Atención Integral para la Persona Adulta Mayor, ésta tiene el propósito de garantizar y asegurar una atención integral para las personas adultas mayores y contribuir al fortalecimiento e integración de la familia. Sin embargo los esfuerzos no fueron suficientes para generar verdaderos cambios en la vida de nuestros adultos mayores.

Fue durante el primer gobierno del FMLN que se dio una verdadera atención a las personas adultas mayores. Debemos recordar que se creó el “Programa Presidencial Nuestros Mayores Derechos”, que se configuró como una primera política orientada a las personas mayores, cuyo fin era mejorar la oferta de atenciones especializadas que se le debían dar a ese importante sector, programa que seguimos desarrollando actualmente.

Además, en el quinquenio anterior se revalorizaron las pensiones. También se implementó la pensión universal en los lugares de extrema pobreza. Al mismo tiempo iniciábamos la Reforma en salud, la cual amplió los servicios para nuestros adultos mayores bajo el enfoque de dignidad e inclusión.

Hoy en día, para nuestro Gobierno es de vital importancia dar a nuestros adultos mayores la atención, el cuido y los servicios que se merecen. En nuestro Plan Quinquenal de Desarrollo 2014-2019 El Salvador productivo, educado y seguro, el trabajo por las personas mayores tiene un lugar prioritario. Al igual que lo tiene el trabajo por la niñez, la juventud y las mujeres.

Es decir, esta política es una de las respuestas que prometimos como Gobierno para sentar las bases de la inclusión social y de una mejor atención para nuestros adultos y adultas mayores.

Me complace profundamente recibir esta política que ha sido elaborada gracias a un amplio proceso de participación, atendiendo los lineamientos que hemos definido en el Plan Quinquenal de Desarrollo.  Sé que para su formulación colaboraron personas adultas mayores y diversos actores de la sociedad.

Durante el año pasado la Secretaria de Inclusión Social realizó un proceso de consulta a personas adultas mayores a nivel nacional. Se consultaron más de 2 mil personas. Dentro de las personas adultas mayores, se consultó a representantes de pueblos originarios, personas con discapacidad, privados de libertad, entre otros. Las demás personas consultadas provenían de diferentes organizaciones, administradores de hogares y centros de atención a adultos mayores, universidades, representantes de las alcaldías, funcionarios de instituciones públicas que trabajan el tema del adulto mayor, entre otros actores.

Para nosotros como Gobierno es muy especial recibir un documento ampliamente trabajado y consultado. Destaca muy bien lo estructurado que está esta política, pues se compone de 9 ejes, a partir de los cuales se ramifica una serie de objetivos y líneas de acción, los cuales nos proporcionarán una visión clara de hacia dónde debemos encausar todo el aparataje del Gobierno.

Estos ejes son: 1) empoderamiento, participación y ejercicio de derechos; 2) protección y acceso a la justicia; 3) salud, nutrición y cuidados; 4) servicios sociales; 5) educación; 6) actividad física, deporte y cultura; 7) ingreso y acceso a beneficios; 8) hábitat y accesibilidad; y 9) oportunidades de desarrollo a grupos específicos, es decir: mujeres, pueblos originarios, comunidad LGBTI, personas con discapacidad, privadas y privados de libertad, entre otros.

Nuestro gobierno coincide con esta visión de desarrollo para la persona adulta mayor.  Estamos en toda la disposición de incrementar la promoción de un mayor empoderamiento y participación para este sector de la población. Vamos a seguir trabajando a fin de garantizarles inclusión social, respeto y dignidad.

La población adulta mayor tiene mi compromiso de seguir impulsando, entre muchos otros beneficios, los servicios de salud y educación. Vamos a promover desde el gobierno central y los gobiernos locales la autonomía, independencia y permanencia de la persona mayor en entornos productivos.

Amigas y amigos:

Tengan la certeza de que hoy mismo daré indicaciones para que esta propuesta de política sea analizada, a fin de emitir la correspondiente aprobación a la brevedad, ya que mi Gobierno tiene un verdadero compromiso con ustedes, y la Política que hoy recibo nos permitirá agilizar e integrar esfuerzos, obteniendo los resultados que ustedes esperan.

Hoy, que justamente nos encontramos en el mes de la Persona Adulta Mayor en El Salvador, hago un llamado a todo el país a sumarse a este trabajo por un cambio de actitud hacia la población adulta mayor. Estoy seguro de que este día estamos sentando las bases de una nueva cultura donde la persona mayor es valorada, respetada, y reconocida como una parte vital del desarrollo del país.

Nuevamente expreso mi satisfacción por la política que hoy recibimos.  Reafirmamos nuestro compromiso con el pueblo salvadoreño. Tenemos la misión de dar nuestro mayor esfuerzo en esta búsqueda de más y mejores logros para nuestro país.

Muchas gracias a todos y todas.