Print Friendly

El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, afirmó esta mañana que su gobierno impulsa una política exterior en donde no priman las barreras ideológicas sino el beneficio de los salvadoreños y salvadoreñas, en especial en materia de relaciones comerciales y exploración de nuevos mercados para los productos nacionales.

“Nosotros vamos a ser un país abierto al mundo y dentro de ese país abierto al mundo vamos a generar los espacios de nuevos mercados para que los productos salvadoreños puedan tener un nuevo nicho”, aseguró el jefe de Estado durante la entrevista Diálogo, que conduce el periodista Ernesto López.

“Nosotros creemos que podemos abrir espacios aún más allá, para nosotros las relaciones comerciales no tiene barreras ideológicas, las barreras ideológicas se enfrentan en otro ámbito”, añadió.

En ese sentido, el mandatario sostuvo que su gobierno explora los beneficios que pueden brindar al sector empresarial y a los trabajadores un acercamiento a países del hemisferio sur y de Asia, cuyo buen desempeño económico podría ser aprovechado por El Salvador.

“Lo que necesitamos es que el país tenga oportunidades de intercambiar con otros países sus productos y, además, puedan los empresarios en ese intercambio comercial mejorar sus plantas productivas, aprovechar las altas tecnologías que hay en otros países para ir mejorando también sus capacidades productivas”, indicó el gobernante salvadoreño.

El Presidente también aseguró que, en esa vía, el acercamiento comercial con China continental es uno de los temas que están en estudio, pues la atracción de inversiones podría ser de provecho para El Salvador, así como la exportación de productos nacionales a ese país, uno de los mayores mercados a nivel mundial.

De la misma forma, informó que se está trabajando para que Rusia instale su sede diplomática en El Salvador, con el fin de aprovechar su voluntad de “apoyar  y ayudar a todos aquellos países que estamos en una visión emergente de desarrollo en América Latina”.

El mandatario agregó que esta apertura al mundo no afectará las relaciones que El Salvador sostiene actualmente con aliados estratégicos, como Estados Unidos o la República de China (Taiwán); y por el contrario, aseguró, que dichas relaciones se estrecharán aún más por la importancia que tienen.

También hizo énfasis en que al lograr abrir nuevos mercados para los empresarios salvadoreños, los trabajadores y trabajadoras también se verán beneficiados.

“Si tenemos apertura y espacios para que ellos (los empresarios) incrementen su producción, tenemos la posibilidad de poner toda la planta productiva que tenemos con una mayor capacidad, y eso va a generar también empleo”, dijo el gobernante.

San Salvador, 11 de julio de 2014.