Print Friendly

En este 3 de mayo, cuando los países miembros de la ONU celebramos el Día de la Libertad de Prensa, como libertad fundamental y como derecho humano, saludamos a las trabajadoras y trabajadores de los medios de comunicación, periodistas, fotógrafos, camarógrafos, productores televisivos, editores, gestores de redes sociales, jefes de información, directores y empresarios dueños de medios de comunicación.

 

Mención especial merecen aquellos comunicadores y periodistas que con sacrificio y visión de país están impulsando sus proyectos emprendedores en el área de prensa: radios y televisoras locales o diarios digitales, que contribuyen a la pluralidad de voces en nuestro sistema de medios de comunicación para que el ciudadano pueda ejercer su derecho a estar debidamente informado.

 

La Corte Interamericana de Derechos Humanos ha considerado que en una sociedad democrática es indispensable que los medios de comunicación recojan las más diversas informaciones y opiniones, pues solo así “son verdaderos instrumentos de la libertad de expresión y no vehículos para restringirla”.

 

Atrás quedaron en El Salvador los años en los que las voces disonantes eran reprimidas, tiempos que recordamos con dolor, pero con la certeza que en el futuro esas penosas situaciones nunca volverán a repetirse.

 

Vivimos nuevos tiempos, en los que reina el espíritu de unidad en desafíos tan importantes como la seguridad, en los que se respeta la crítica y los sectores son escuchados por este gobierno comprometido con forjar una nación productiva, educada y segura.

 

La libertad de prensa es indispensable para seguir avanzando en este sendero de democracia que  abrieron los Acuerdos de Paz de 1992 y se conjuga con el irrestricto respeto de la libertad de expresión, a la información y el acceso a la información pública del que goza toda la población en nuestro noble país.

 

Desde este gobierno se respeta y se promueven estas libertades bajo la premisa del derecho humano a la comunicación, estadio supremo que incluye, entre otras condiciones, el derecho de la gente a estar debidamente informada, libre de manipulaciones de grupos de poder político y económico.

 

San Salvador, 3 de mayo de 2016.