Print Friendly
  • La entrega de importantes insumos se realizó durante el programa Gobernando con la Gente y el Festival para el Buen Vivir, que hoy llevaron servicios del gobierno a este municipio del occidente salvadoreño.

 

El Presidente Salvador Sánchez Cerén entregó hoy un importante donativo para el Hogar de Espera Materna de Atiquizaya, en el departamento de Ahuchapán, insumos que contribuirán a elevar la calidad en la atención de las mujeres embarazadas que se albergan en esta área de la Unidad Comunitaria de Salud Familiar Intermedia.

 

El donativo consistió en alimentos, multivitaminas para todo un año, colchonetas, juegos de comedor y ventiladores.

 

Los Hogares de Espera Materna son parte de una estrategia impulsada por el gobierno a través del Ministerio de Salud, para salvar la vida de las madres y sus bebés cuando presenten algún grado de riesgo durante la gravidez.

 

Las pacientes se alojan por un periodo de dos o tres semanas antes de la fecha de dar a luz,  tiempo en que reciben todos los controles médicos necesarios para garantizar un parto seguro.

 

A nivel nacional funcionan 21 Hogares de Espera Materna y en el departamento de Ahuachapán se ubican dos, uno de ellos en el municipio de San Francisco Menéndez y el otro en Atiquizaya.

 

Entre los servicios que prestan se encuentra el alojamiento temporal para mujeres gestantes provenientes de zonas rurales y de difícil acceso, servicios completos de salud durante las semana previas al parto, traslado desde el hogar materno hacia el hospital más cercano para la atención médica respectiva, alojamiento temporal a las mujeres después del parto y a sus recién nacidos y alimentación.

 

La directora de la Unidad de Salud, Norma Murgas, agradeció al gobernante por el donativo recibido.

 

“Un honor para nosotros acogerlos en nuestro municipio, gracias por tomar en cuenta a nuestra población atiquizayense y especialmente a la población embarazada, es una obra de amor, gracias por estar aquí”, dijo la profesional en salud.

 

De acuerdo con cifras del Ministerio de Salud, El Salvador ha registrado en los últimos dos años la tasa de mortalidad materna más baja en la historia, colocándose entre los primeros cinco países de América Latina en salvar vidas de mujeres embarazadas. Se pasó del 42.3, en 2015, a 27.4 muertes maternas por cada 100 mil nacidos, en 2016, un logro de país impulsado por la Reforma de Salud.

 

Atiquizaya (Ahuachapán), 19 de agosto de 2017.