Print Friendly
  • El estadista revalido el compromiso del gobierno salvadoreño con el bienestar de estas comunidades, a quienes se les atiende con programas en áreas como la educación, la agricultura y la salud.

El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, junto a la Primera Dama, Margarita Villalta, recibieron esta mañana en Casa Abierta a medio centenar de miembros de las comunidades salvadoreñas que habitan en territorio de Honduras tras el fallo de la Corte Internacional de Justicia (con sede en La Haya, Holanda), el cual cumple 25 años el próximo 11 de septiembre.

Estas comunidades, compuestas por unas 22 mil personas, reciben actualmente múltiples atenciones del gobierno a través de un esfuerzo interinstitucional coordinado por la Cancillería y apoyado decididamente por la Dirección de Migración, el Ministerio de Educación, el Ministerio de Agricultura y Ganadería, FOSALUD, entre otros.

Desde 2010 se han brindado se han brindado más de 45 mil consultas médicas a esta población; para apoyar a las niñas, niños y jóvenes en edad escolar se entregaron más de 9.500 paquetes de útiles, calzado y uniformes, y otros 11 mil paquetes agrícolas garantizaron la seguridad alimentaria de las familias.
También se repararon unos 12 kilómetros de carretera y se brindaron apoyos referidos a la legalización de tierras y entrega de documentos de identidad.

Con los Acuerdos de Paz, dijo el Presidente, El Salvador inició un camino de democracia, un proceso que aún estamos construyendo como nación.

“Democracia implica bienestar para la población”, expresó el jefe de Estado, al recordar que en ese contexto la Corte Internacional de Justicia emitió su fallo, el cual “cambió la vida de una parte de la población, que están ahora acá, llenos de esperanza”.

No obstante, el Presidente rememoró que en los primeros años del fallo conoció, a través de constantes reuniones con estas comunidades, el sentimiento de “desesperanza” que les embargó.

“No se sabia que pasaba con su nacionalidad, su identidad, su destino, sus propiedades”, expresó el mandatario.

Tras revalidar el compromiso de su gobierno con los derechos de la población de los exbolsones, el Presidente remarcó que “estamos en un proceso de integración: nuestra nación además de El Salvador es Centroamérica”.

“Nuestra patria es más grande, la patria de Centroamérica”, afirmó el mandatario fiel a su vocación integracionista.

Es un compromiso “llevar asistencia a las personas que viven en esas zonas delimitadas”, añadió, al tiempo que exaltó el trabajo de la comisión de seguimiento a la convención sobre nacionalidad y derechos adquiridos firmada entre El Salvador y Honduras, la cual garantiza el respeto a los derechos de la población que reside en estas zonas.

El canciller Hugo Martínez afirmó que la convención es única en su género, pues elevó a un instrumento legal internacional la garantía de los derechos fundamentales de las personas a la vida, a la identidad, a la libre movilidad, a la salud, a la educación, a la alimentación, entre otras.

“Son parte entrañable” del país, dijo el Canciller a los representantes de las comunidades.

San Salvador, 9 de septiembre de 2017.