Print Friendly
  • El mandatario fue enfático al manifestar que su gobierno continuará trabajando para lograr reformar el actual sistema previsional, en el cual se han beneficiado en mayor medida las AFP y no a la población cotizante.

El presidente de la república, Salvador Sánchez Cerén, aseguró hoy que su gobierno no desistirá en su esfuerzo por lograr una reforma al sistema actual de pensiones que garantice la dignidad de los cotizantes y la equidad.

 

El gobierno, a través del Ministerio de Hacienda, presentó a la Asamblea Legislativa en febrero pasado una propuesta de reforma a la Ley del Sistema de Ahorro para Pensiones, la cual pretende garantizar el pago de pensiones dignas para los trabajadores cotizantes sin afectar las finanzas públicas.

 

Las reformas propuestas a la ley están orientadas a crear un sistema mixto que tiene por objeto promover la equidad en los beneficios al ampliar la población cubierta por el sistema, disminuir el impacto en las finanzas públicas y garantizar los recursos para el pago de las pensiones en un marco de sostenibilidad financiera y viabilidad fiscal en el mediano y largo plazo

 

“Nosotros estamos conscientes que hay que cambiar ese sistema. El país está endeudado con 3.500 millones de dólares por las pensiones, llegará un momento en que el Estado no podrá cubrir las pensiones”, dijo el mandatario, durante el programa Gobernando con la Gente, realizado en la ciudad de Chalchuapa.

 

El mandatario criticó la campaña impulsada por ciertos sectores que acusan al gobierno de querer apropiarse de los ahorros de los trabajadores, y aseguró que esas “campañas de terror”, obedecen a interese de grupos minoritarios.

 

“Les digo a todos los pensionados que la reforma no les afecta, seguirán recibiendo su pensión, el cambio se va a dar en las AFP, ese es el sistema que creemos que hay que cambiar. Hago un llamado a que tomemos medidas para que el Estado pueda garantizar las pensiones, eso es lo que busca la reforma que el gobierno ha presentado”, explicó.

 

Aseguró que la propuesta del Ejecutivo busca, además de garantizar una pensión digna para la población trabajadora, quitarle carga al Estado y lograr un sistema sostenible.

 

“No es una reforma confiscatoria, el Estado no le está quitando a nadie, no puede quitárselos, si esas aportaciones van a una cuenta especial en Hacienda, esa cuenta no se puede utilizar para gastos. Son tantas las mentiras que han dicho y el propósito (de esas mentiras) es que no se afecte al sector de las empresas que se llaman AFP”, aseguró el estadista.

 

En su discurso el mandatario afirmó que con el actual sistema de pensiones, las AFP están obteniendo ganancias millonarias, por lo que su gobierno efectuará un trabajo persistente para lograr las reformas propuestas que ubiquen como principal beneficiaria a la población cotizante.

 

Chalchuapa (Santa Ana), 30 de abril de 2016.