Print Friendly

El presidente Salvador Sánchez Cerén y sus homólogos de Guatemala y Honduras analizarán hoy con el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, la implementación de los fondos destinados por la nación norteña para fortalecer la seguridad en los tres países del Triángulo Norte.

La reunión tendrá lugar esta tarde en Washington y busca impulsar los acuerdos de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, informó el canciller de la república, Hugo Martínez.

“Nosotros estaremos en buena cuenta decidiendo los proyectos que vamos a impulsar con el presupuesto que ya fue aprobado de 2016, la modalidad de implementación de esos proyectos y también estaremos hablando de los futuros proyectos que podrían formularse alrededor del presupuesto 2017”, afirmó el canciller.

En relación con los fondos para el Plan del Triangulo Norte que estarán disponibles en octubre 2016, el Canciller aseguró que El Salvador es uno de los países más avanzados en el cumplimiento de los procedimientos y las metas que plantea el Plan.

“Contamos con la creación de instancias, hemos ejecutado varios compromisos de carácter nacional, pero es importante tomar en cuenta que los fondos de los Estados Unidos están sujetos a l proceso burocrático de desembolso de parte de las agencias de los Estados Unidos”, manifestó Martínez.

Además dijo que estos fondos en la primera parte serán ejecutados principalmente por AID en El Salvador; “ya se establecieron las mesas de trabajo para decidir los énfasis en los en los cuales se van invertir los fondos en los proyectos bilaterales”, afirmó.

Agregó que garantizar la solución definitiva del estatus migratorio para los salvadoreños en el exterior, a través de la Reforma Migratoria Integral, es parte de los temas que el presidente Salvador Sánchez Cerén ha solicitado abordar durante la reunión que sostendrá junto a sus homólogos de Guatemala y Honduras con el vicepresidente norteamericano.

La Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte es una iniciativa conjunta entre El Salvador, Guatemala y Honduras, con el apoyo de Estados unidos, que busca generar oportunidades de desarrollo para los habitantes de la región que ayuden a frenar el flujo migratorio irregular desde los países centroamericanos hacia la nación del norte.