Print Friendly

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, y el ministro de Educación, Carlos Canjura, hicieron entrega de libros del Programa Lectura para la Vida a estudiantes de bachillerato del Instituto Nacional Walter Thilo Deininger de Cojutepeque, durante el Programa Gobernando con la Gente.

Esta es una iniciativa presidencial para promover en la juventud el disfrute de la lectura de grandes exponentes de la literatura salvadoreña. El Ministerio de Educación realizó la primera impresión  de 175,000 ejemplares para estudiantes de bachillerato; de los cuales ya se entregaron 75,000 a estudiantes de primer año de bachillerato a nivel nacional.

El ministro de Educación, Carlos Canjura, mostró su satisfacción porque “este esfuerzo permitirá asegurar que estas vacaciones podamos tenerlos (a los jóvenes) cultivándose, adquiriendo conocimientos y sensibilizándose con la lectura de nuestros autores de la literatura salvadoreña”.

El próximo año se distribuirán el resto de ejemplares, con el propósito de reforzar la identidad nacional, la imaginación y la creatividad en los estudiantes del sistema educativo público.

Entre las obras están: “Cuentos de Barro” de Salvador Salazar Arrué, “Cuentos y Narraciones” de Francisco Gavidia, “Una Vida en el Cine” de Alberto Masferrer, “Libro del Trópico” de Arturo Ambrogui, “La Muerte de la Tórtola” de José María Peralta, “Jícaras Tristes” de Alfredo Espino y “El Salvador Historia Contemporánea” de Carlos Gregorio López.

Además, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo (USAID) hará en los próximos días la entrega de 20,000 libros para la promoción de la lectura en estudiantes de Educación Básica y 100,000 más para apoyar la enseñanza de inglés en el marco del Plan Nacional de Formación Docente.

Lectura para la Vida se enmarca en la filosofía del Plan Social Educativo “Vamos a la Escuela” y favorece además la prevención social de la violencia fomentando en la juventud actividades positivas que fortalecen la sensibilidad, la cultura y la convivencia.

Cojutepeque (Cuscatlán), 21 de noviembre de 2015.