Print Friendly

El presidente Salvador Sánchez Cerén recibió hoy de manos del ministro de la Defensa Nacional, el general David Munguía Payés, el bastón de mando que constituye un símbolo de su autoridad como Comandante General de la Fuerza Armada de El Salvador (FAES), un acto que el mandatario calificó como un momento histórico.

“Le entrego el bastón de mando como símbolo del poder y autoridad con la cual usted conducirá a la Fuerza Armada”, dijo el general Munguía Payés al Presidente en el acto celebrado en la Escuela Militar Capitán General Gerardo Barrios.

El gobernante, tras pasar revista a las tropas, expresó que “para que la Fuerza Armada cumpla con su misión debemos fortalecerla institucionalmente”.

“Como Comandante General, trabajaremos junto al Ministro de Defensa para tener una institución eficaz y eficiente. Haremos todos los esfuerzos para a seguir dignificando las condiciones de trabajo y fortaleciendo cada vez más el profesionalismo de sus miembros, y trabajaremos para dotar del equipamiento y el adiestramiento necesario para que sea efectiva en su misión”, dijo el Jefe de Estado.

Añadió que este acto constituye un “momento histórico que nos indica que los salvadoreños hemos dejado atrás el pasado de odio y desesperanza, y que podemos construir juntos un futuro más próspero y con dignidad”.

“Estamos actualizando los Acuerdos de Paz, haciendo realidad ese gran pacto que nos introdujo en una nueva etapa de la historia de nuestro país”, pues “si en el pasado, las circunstancias de la vida nos enfrentaron, ahora, en este presente esperanzador, tenemos la valiosa oportunidad de construir juntos nuestro futuro”, afirmó el Presidente de la República.

Reconoció que en tiempos de paz “la Fuerza Armada está realizando un papel importante, según lo manda la Constitución de la República”, como una “institución permanente al servicio de la nación”.

“Vemos a nuestros soldados y oficiales desarrollando su potencial logístico, construyendo caminos vecinales, realizando campañas médicas, trabajando por la protección del medio ambiente y en la gran tarea de apoyar a la PNC en la seguridad ciudadana”, dijo.

Especial énfasis tuvo en el discurso la tarea a favor de la seguridad pública que realiza la institución, ya que 6,300 soldados se mantienen a cargo de la seguridad en los contornos de las cárceles, dan protección a 345 centros escolares y a 62 pasos fronterizos no habilitados, los cuales “muchas veces son utilizados por el contrabando de mercadería, de armas, y hasta de personas”.

“Esta es la Fuerza Armada que queremos y se ha venido fortaleciendo: Una Fuerza Armada defensora de la democracia, respetuosa del Estado de derecho, respetuosa de los derechos humanos, garante de la libertad de los salvadoreños y salvadoreñas. En definitiva como lo manda la Constitución: Al servicio de la nación”.

Para el presidente Salvador Sánchez Cerén “la madurez que hemos alcanzado, después de los Acuerdos de Paz, queda expresada con claridad en este acto, demostrando, además, la madurez democrática que está viviendo nuestro país”.

San Salvador, 5 de junio de 2014.