Print Friendly
  • El estadista salvadoreño también expresó su demanda por el levantamiento del bloqueo contra Cuba y reafirmó su solidaridad con el gobierno del presidente Nicolás Maduro, anfitrión del cónclave mundial.

El presidente Salvador Sánchez Cerén disertó esta tarde ante el pleno de la XVII Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL), un discurso en el que abogó por el desarme y el control de las armas de fuego para mantener la paz, la seguridad y la estabilidad mundial.

 

“El momento que la humanidad atraviesa nos plantea serios retos y desde estos espacios debemos buscar mecanismos para darles respuestas adecuadas, oportunas y eficaces”, dijo el mandatario durante su disertación.

 

Llamó a los países en desarrollo a “emprender acciones prontas y concretas para los desafíos como la amenaza a la paz y la seguridad, el cambio climático, la migración”.

En este marco, dijo el presidente Sánchez Cerén, “quiero resaltar nuestra firme convicción de que el desarme, la no proliferación y particularmente el control de armas, son elementos fundamentales para cumplir con nuestro compromiso de mantener la paz, la seguridad y la estabilidad internacional”.

 

El gobernante remarcó que “El Salvador, tanto a nivel interno como en conjunto con los países de la región centroamericana, realizamos grandes esfuerzos para enfrentar la violencia que provoca el crimen organizado. Y en ese sentido, una de las acciones que este movimiento puede realizar para contribuir a la paz y seguridad mundial, es impulsar mayores y mejores controles para el comercio internacional de armas, en particular, las armas pequeñas”.

Por esto, pidió que se renueve “nuestra voluntad y compromiso frente a este tema, para lograr una efectiva implementación del tratado sobre el comercio de armas y de cara a la Tercera Conferencia de los Estados parte a realizarse el próximo año”.

Al referirse a los efectos del cambio climático, el mandatario recordó al MNOAL que “Centroamérica ha sido identificada como la región tropical más sensible” al fenómeno.

 

“En El Salvador la variabilidad climática ha venido generando año con años, más estragos en la sociedad y la economía”, expresó.

 

Continuó afirmando que “ante esta realidad es imperativo, no solo establecer, sino cumplir las metas de mitigación que se han fijado, así como desplegar ambiciosos esfuerzos de adaptación fundados en el principio de responsabilidades compartidas, pero diferenciadas, que conlleve mecanismos de financiamiento adicionales y de fácil acceso, y que den también respuesta a las pérdidas y daños del cambio climático de manera justa y eficaz”.

Asimismo, en su discurso saludó al Gobierno y al pueblo cubano, así como a su Presidente Raúl Castro, “demandando, una vez más, se ponga fin al bloqueo al que han sido sometidos”.

Al presidente Nicolás Maduro, anfitrión de la cumbre, el gobernante salvadoreño le felicitó por “gran valentía, compromiso y liderazgo” con que sigue conduciendo un proceso de grandes transformaciones sociales para beneficio del pueblo venezolano, bajo la guía  y ejemplo del expresidente Hugo Chávez.

San Salvador, 17 de septiembre de 2016.