Print Friendly

El presidente Salvador Sánchez Cerén afirmó esta mañana en una entrevista televisiva que las reformas fiscales que se busca sean aprobadas por la Asamblea Legislativa son una continuidad de la estrategia iniciada en la administración pasada para disminuir el déficit fiscal, y que permitió hacer justicia a partir de la inversión en los sectores más desposeídos.

Para el gobernante salvadoreño con dicha contribución fiscal  “se hizo justicia en este país, invirtiendo en los sectores más desposeídos y los sectores más olvidados, que son los niños, las niñas, los jóvenes. Se enfrentó todo el tema de la pobreza, se bajaron los niveles de pobreza”.

Recordó que “Hacienda se proyectó en cinco años hacer una reforma fiscal entre el 2009 y 2014” y los puntos planteados recientemente por el Ejecutivo van encaminados a completar dicha medida.

El gobernante dijo que la reforma es necesaria para completar los fondos presupuestados para este año, aunque fue enfático al afirma que “no vamos afectar los programas sociales”.

Afirmó que el esfuerzo del gobierno por lograr la aprobación fiscal se basa en el diálogo y encontrar un consenso nacional en torno a esta temática tan importante, por lo que ya se ha reunido con la empresa privada, los partidos políticos y los sindicatos del país para explicarles las propuestas presentadas a la Asamblea Legislativa.

El Presidente aseguró que en estas coyunturas es que “se pone a prueba la voluntad de país” y consideró que si partidos políticos, como ARENA, “están convencidos que el país necesita crecimiento y que necesita que el gobierno tenga recursos adecuados para generar ese clima empresarial, pues yo espero que voten”.

“Si ellos están pensando ya más en la coyuntura electoral, lo más seguro es que no van a votar”, expresó.

San Salvador, 11 de julio de 2014.