Print Friendly
  • El gobernante en su discurso ante la Asamblea General de la ONU expresó su solidaridad con la presidenta de Brasil al calificar su deposición como un golpe al Estado de derecho, al igual que alertó por la desestabilización que enfrenta el gobierno de Venezuela.

 

 El presidente Salvador Sánchez Cerén expresó su preocupación por los intentos de desestabilización que enfrentan gobiernos progresistas en América Latina y llamó a la comunidad internacional a estar atenta a estos procesos.

 

“Vemos con preocupación los intentos por desestabilizar a gobiernos progresistas en la región, dentro de lo cual identificamos la deposición del mandato de la presidenta electa por el pueblo brasileño”, dijo el presidente respecto a la mandataria Dilma Rousseff.

 

En el seno de la ONU señaló que “estas prácticas constituyen, no solo un golpe al Estado de derecho, sino también una grave afectación para la democracia, la paz y el desarrollo de las naciones, por ello nos pronunciamos contra este tipo de medidas, hacemos el llamado a la comunidad internacional a estar vigilante ante estas acciones y decidir los cursos de actuación”.

 

En ese sentido, expresó “solidaridad con el presidente Nicolás Maduro y el pueblo venezolano, quienes confío podrán encontrar la solución a los desafíos que enfrentan por la vía del diálogo.

 

New York (EE.UU), 22 de septiembre de 2016