Print Friendly

El presidente Salvador Sánchez Cerén saludó hoy, durante su discurso ante el pleno de la Cumbre del G77+China, al mandatario boliviano, Evo Morales, quien logró romper el silencio de los pueblos originarios convirtiendo a este país en un referente mundial que ha reivindicado sus derechos.


“Bolivia es ahora un referente mundial donde se ha reivindicado la vida, la libertad y la identidad” de los pueblos indígenas, dijo el gobernante, tras saludar al presidente anfitrión de este cónclave que reúne en la ciudad de  Santa Cruz de la Sierra a líderes y representantes de más de 130 países.

El Presidente de la República dijo que también “El Salvador ha saldado una deuda histórica” al ratificar el pasado jueves una reforma constitucional en la que se establece que el Estado “reconoce a los pueblos indígenas y adoptará políticas a fin de mantener y desarrollar su identidad étnica y cultural, cosmovisión, valores y espiritualidad”.

“Esta cumbre representa la posibilidad de ver el mundo de una manera diferente. Es posible una sociedad presidida por la igualdad, la fraternidad y la libertad. Es posible una relación armoniosa entre el ser humano y la naturaleza”, dijo el gobernante salvadoreño.

Añadió que “sigue vigente la cosmovisión de nuestros pueblos originarios: Que considera a la persona en su totalidad, que deben vivir el ciclo natural de sus vidas de forma digna y plena, en armonía con los demás pueblos y la naturaleza”.

“Debemos avanzar hacia un nuevo orden donde la gente viva bien; que ese sea el centro de nuestras políticas, el fin de todas nuestras acciones”, expresó ante sus colegas del G77.

El gobernante, al destacar la importancia de que las naciones trabajen juntas a favor del medio ambiente, dijo que no debemos olvidar “que esta es la casa de todos, la casa de nuestros ancestros” y debemos preguntarnos cuál es nuestro legado para las futuras generaciones.

San Salvador, 15 de junio de 2014.