Print Friendly

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, se declaró satisfecho con los resultados de la reunión que sostuvo hoy en la Casa Blanca con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y reiteró su compromiso con la protección de la niñez migrante no acompañada y el respeto a sus derechos humanos.

En conferencia de prensa en la embajada de El Salvador en Washington D.C., el gobernante dijo que “está el compromiso de trabajar una perspectiva que determine los lineamientos para lograr una estrategia más de largo plazo que elimine las raíces estructurales vinculadas a la desigualdad, pobreza e inseguridad”.

Asimismo, afirmó que los países realizarán un trabajo en conjunto para agilizar los procedimientos legales en los tribunales, y así determinar si las niñas, niños y adolescentes que están retenidos en la frontera sur de Estados Unidos son elegibles o no para quedarse en ese país.

“En el caso de nuestros países habrá una mayor agilización de nuestros consulados para trabajar conjuntamente y garantizar que se lleve el debido proceso”, expresó el mandatario.

El jefe de Estado salvadoreño detalló además que ya se están preparando las condiciones en el país para recibir a los niños y niñas que podrían ser retornados, para que puedan obtener oportunidades de becas y para los jóvenes también se desarrollarán iniciativas de emprendedurismo  en institutos técnicos, con el fin de brindarles una mejor formación y capacitación.

“Hemos iniciado una campaña de prevención junto con Estados Unidos que inauguró un programa que se llama Mi Barrio, para garantizar a los jóvenes oportunidades de emprendedurismo y de mayor recreación, este programa ya inició en Cojutepeque y se va a ampliar a 77 municipios más”, informó el Presidente.

El mandatario aseguró que entre las medidas para abordar la problemática de niñez migrante el gobierno combatirá fuertemente las estructuras relacionadas al crimen organizado y al tráfico de personas, y se hará un despliegue de la Policía Comunitaria en los lugares identificados como zonas de mayor accionar delincuencial.

“Tenemos que implementar una política de combate al crimen para garantizar seguridad a la ciudadanía y además promover el desarrollo social, dar oportunidades a las niñas y niños de salud y educación”, dijo.

Añadió que “la coyuntura de la niñez migrante no acompañada es un asunto no solo de Estados Unidos, sino de nuestros países. Queremos desmontar de la sociedad salvadoreña la expectativa de que las personas arriesguen a sus hijos a una trayectoria tan peligrosa. Y lo estamos logrando. Se han reducido ya en un 50% los niños detenidos en la frontera”.

Durante su visita a Estados Unidos, el Presidente ha reiterado el compromiso del gobierno salvadoreño de velar por el respeto de los derechos de las niñas, niños y adolescentes migrantes y  ha abogado por que se aplique el debido proceso.

Washington D.C. (EE.UU.), 25 de julio de 2014.