Print Friendly

El presidente Salvador Sánchez Cerén elogió la labor humanitaria que realiza el personal de la escuela Reynaldo Borja Porras a favor de las niñas y niños que son atendidos en el hospital nacional pediátrico Benjamín Bloom durante un nuevo programa de Casa Abierta.

Las niñas y niños llenaron con su música, alegría, inocencia y fe en el futuro las instalaciones de la Residencia Presidencial, inmueble estatal donde el presidente decidió no habitar y convertirlo en un espacio para sostener encuentros ciudadanos.

En Casa Abierta la escuela recibió 10 computadoras Lempitas como parte del programa Una Niña, Un Niño, Una Computadora, iniciativa del presidente Sánchez Cerén que está dotando de estos equipos tecnológicos a los centros escolares públicos a nivel nacional.

La escuela Reynaldo Borja Porras, que funciona en el décimo nivel de la torre del hospital Bloom, fue fundada en el año 2000 por la maestra Marta Rosa de Cruz. Su nombre es en honor a un empresario y filántropo que ha apoyado a la institución y quien recibió esta mañana el reconocimiento y agradecimiento por parte del jefe de Estado.

En la escuela las niñas, niños y adolescentes reciben, a parte de los contenidos académicos y atención psicológica, aprendizaje musical, gracias a la experticia del maestro Héctor David Henríquez, subdirector de la escuela.

“En El Salvador hay experiencias especiales, experiencias exitosas, esta escuela es única en El Salvador”, dijo el gobernante.

“Ustedes hacen una enorme labor cada día, con un profundo sentido humano”, elogió el Presidente de la República.

Añadió que sus energías invitan “a mantenerse siempre con la mirada hacia adelante esperando cumplir sueños y esperanzas”.

Walter, un joven que pronto dejará la escuela, cantó frente al presidente Patria Querida, composición musical del cantautor Álvaro Torres, a la vez que dio las gracias al mandatario por invitarles a Casa Abierta y le afirmó que ora para que el gobierno conduzca por buenos caminos a la nación.

Yesenia, otra de las alumnas, destacó la importancia en este mes patrio de “romper las cadenas de la ignorancia” y prometió que estudian con mucho entusiasmo para que en el futuro puedan ser “dignos representantes de El Salvador”.

La directora de la escuela dijo que actualmente los alumnos y alumnas reciben los paquetes escolares. Las niñas y niños “se levantan de las camas, se uniforman y están transformados porque van para la escuela”, afirmó.

La doctora María Isabel Rodríguez, asesora en temas de salud y educación del gobierno, también destacó los avances que ha tenido en los últimos años este centro escolar, al afirmar que la “escuelita del hospital”, como se lo conoce cariñosamente, se ha convertido en una verdadera universidad, en referencia a todos los conocimientos especiales y destrezas para la vida que allí se enseñan.

Como última parte del programa, los invitados a Casa Abierta conocieron la exposición pictórica que la Secretaría de Cultura mantiene en la Residencia Presidencial de la mano y orientación del director nacional de Artes, el maestro pintor Augusto Crespín.

San Salvador, 19 de septiembre de 2015.