Print Friendly

El programa Casa Abierta, que se realiza en la Residencia Presidencial, se llenó de la alegría de niñas y niños del municipio de Nuevo Cuscatlán, a quienes el presidente Salvador Sánchez Cerén les motivó a convertirse en agentes de cambio para construir un El Salvador más humano y feliz.

 

“Celebrar el Día del Niño y de la Niña es pensar en la felicidad de El Salvador, es pensar en miles y miles de rostros de niñas y niños alegres, que mantienen la esperanza, que mantienen la ilusión de que van a tener una vida próspera y un futuro feliz”, expresó el mandatario al recibir a sus invitados.

 

En Casa Abierta participaron estudiantes del Centro Escolar Hacienda Florencia del municipio de Nuevo Cuscatlán, quienes participan en distintos programas impulsados por la organización Plan Internacional.

 

El programa estuvo dedicado a las celebraciones del Día del Niño (1 de octubre) y el Día de la Niña (11 de octubre), y contó como siempre con interpretaciones artísticas, como la del personaje El Cipitío, parte de la mitología de nuestra nación, y los payasitos Wally y Lala.

 

“Queremos contribuir también a que esa felicidad la podamos construir en este país, porque celebrar el Día de la Niña y el Niño, es comprometerse con eso, es comprometerse con la felicidad, con la alegría, porque es la única forma como una sociedad puede darle futuro a la niñez y a la adolescencia”, expresó el gobernante.

 

“Una sociedad triste, una sociedad amenazada por el miedo, no puede existir en el país y gracias a Dios los rostros  de los niños y las niñas iluminan este país, son ustedes los que dan la fuerza, la valentía para seguir adelante porque por ustedes trabajamos, en ustedes pensamos, en ustedes tratamos de construir un futuro diferente”, exclamó.

 

El gobernante rememoró en su intervención su reciente participación en la Cumbre sobre Desarrollo Sostenible de la ONU, donde quedó demostrado que “la humanidad ha avanzado”, pues “se ha disminuido el analfabetismo a nivel mundial, se ha disminuido la pobreza, el hambre, pero todavía falta mucho para alcanzar esa verdadera felicidad que necesita la  humanidad”.

 

En El Salvador, dijo el presidente, se han dado avances significativos en materia de protección de la niñez, con la aprobación hace cinco años de Ley de Protección Integral de la Niñez y la Adolescencia (LEPINA),

 

 

Por su parte, Rodrigo Bustos, director de Plan, agradeció al gobernante “por tener estos espacios en que la ciudadanía puede tener un acercamiento con el gobierno y que también los niños puedan venir acá poder conversar, conocer y estar de primera mano con el Presidente de la República y su esposa”.

“Quiero reiterar mis agradecimientos y felicitaciones al Presidente de la República quien en reiteradas ocasiones ha demostrado que la educación y el respeto de los derechos de la niñez forman parte esencial de sus pilares de trabajo, también lo hizo durante su gestión como ex vicepresidente y ministro de Educación ad honoren, pues logró la implementación plena de la Ley LEPINA y la instalación del CONNA”, indicó Bustos.

 

En el programa se conoció el testimonio de Marcela Menjívar, quien ha participado en distintos programas de Plan Internacional, y quien recientemente ha sido nominada a un premio de esta organización internacional.

 

“Tuve la oportunidad de participar en el año 2013 en la Commission on the Status of Women en el número 57, en el cual trabajamos también una estrategia con ONU Mujeres para erradicar la violencia, todo el activismo, me hizo a mí encontrar una vocación y en este caso la vocación del servicio sigue para mí latente y es algo en lo que me quiero profesionalizar, entonces estoy estudiando trabajo social por esa razón”, dijo la ahora joven de 20 años.

 

Kevin Rivas, otro de los niños apoyados por Plan a quien le gusta la locución y los medios de comunicación, dijo que en el marco la campaña Por ser Niña, que impulsa esa organización, había gente que les criticaba por usar un pañuelo color magenta.

 

Les decían que ese color es solo de niñas, pero “esos paradigmas nosotros los hemos ido quitando porque nosotros sabemos que no hay colores de niño ni de niña, solo hay colores y es de nosotros hacerlo de nosotros. Es hacerle ver a la gente de que las niñas  son agentes de cambio también, así como somos los niños”, expresó Kevin, cuya intervención fue seguida de efusivos aplausos.

 

San Salvador, 2 de octubre de 2015.