Print Friendly, PDF & Email
  • El estadista salvadoreño informó ante este organismo internacional que su gobierno ha  destinado cerca del 50 por ciento del presupuesto nacional al desarrollo social, una inversión sin precedentes en el país.

 

El gobierno del Presidente Salvador Sánchez Cerén ha priorizado los programas de protección social con estrategias de desarrollo y ejecutado una inversión sin precedentes en el país, en la que más del 50% del Presupuesto General de la Nación se destina a áreas esenciales como salud y educación.

 

Esta apuesta por la inversión social ha permitido reducir la pobreza en 10 puntos porcentuales durante el periodo 2009-2017, y ha sido decisiva para que más de 400 mil personas salieran de la pobreza durante el periodo de 2015 a 2017.

 

Así lo informó el gobernante durante su discurso en el septuagésimo tercer periodo ordinario de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, celebrado en Nueva York (Estados Unidos).

 

En su mensaje, manifestó que a través del  Programa Nacional de Alfabetización se han declarado 100 municipios libres de analfabetismo, entre ellos San Salvador, convirtiéndose en la tercera capital centroamericana en alcanzar ese éxito educativo.

 

Precisó que el esfuerzo por declarar al país libre de analfabetismo continúa, y para esta noble tarea se cuenta con el apoyo de más de 50 mil jóvenes voluntarios, promotores y otros sectores de la sociedad, así como con el respaldo del pueblo y gobierno de la República de Cuba, un ejemplo para América Latina y el mundo en la erradicación del analfabetismo con el método “Yo sí puedo”.

 

Informó que, como parte de la defensa de los derechos de las mujeres, El Salvador desarrolló una Estrategia de Prevención del Feminicidio y la Violencia Sexual, que involucra a todas las instituciones gubernamentales para empoderar a las mujeres y garantizarles una vida libre de violencia.

 

“Dicha estrategia ha sido fortalecida con la iniciativa Spotlight, apoyada por la Unión Europea y Naciones Unidas, que busca la erradicación de prácticas sociales e institucionales que dañan la dignidad de las mujeres”, dijo.

 

 

Para esta importante misión se cuenta además con el programa Ciudad Mujer, que ha prestado atención a más de 1.8 millones de usuarias con servicios de salud, defensa de sus derechos, capacitaciones en oficios y financiamientos para proyectos económicos.

 

En el ámbito de la salud, destacó la implementación del Plan Estratégico Nacional para la Reducción de la Mortalidad Materna; así como el Plan Nacional de Vigilancia de la Salud.

 

Aseguró que ambos instrumentos han ayudado a que El Salvador reduzca su índice de mortalidad materna, registrando  en 2017 una baja de 31 por cada 100 mil partos.

 

“En esos impostergables esfuerzos contamos con la guía espiritual y el mensaje de paz y a favor de la justicia social del beato Oscar Arnulfo Romero, que el próximo 14 de octubre será canonizado por el Papa Francisco, un acontecimiento histórico que nuestro pueblo celebra con profunda alegría y esperanza”, expresó en el seno de la ONU el estadista salvadoreño.

 

Nueva York (EE. UU.), 26 de septiembre de 2018.