Print Friendly
  • El monumento ubicado sobre el Bulevar Beato Monseñor Óscar Arnulfo Romero, a la altura del desvío hacia la Avenida Jerusalén, preservará desde hoy la historia de uno de los acontecimientos más importantes: Los Acuerdos de Paz, que mañana cumplen 25 años de haber sido firmados.

 

En el marco de la conmemoración del 25 aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz, el Presidente Salvador Sánchez Cerén inauguró esta noche el parque Escultórico a la Reconciliación, una obra que condensa el sentido histórico del proceso de paz que suscribió el país el 16 de enero de 1992.

 

El jefe de Estado dijo que la obra evoca la solución política global y negociada a la guerra civil en El Salvador y representa también a las dos partes del conflicto, siendo al mismo tiempo una alegoría a la ciudadanía representada en el monumento a la patria.

 

En su mensaje, el dignatario aseguró que “el parque escultórico a la Reconciliación nos recuerda que todos somos hermanos y hermanas”.

 

Además del monumento, la plaza cuenta con las banderas de los países amigos que tuvieron una participación activa y facilitaron la construcción de los Acuerdos de Paz y un mural histórico llamado Huellas del Jaguar, que representa variadas épocas, momentos, hazañas y personajes de la historia de El Salvador.

 

Para el gobernante, tanto el parque como el  monumento, son una expresión de la “inmensa necesidad que el país tiene de avanzar con madurez hacia una segunda reconciliación de acuerdos”, que contribuyan a edificar un mejor  futuro para el país.

 

“Este parque escultórico se erige hacia el futuro como un legado de buena voluntad y de la firme convicción de que El Salvador requiere del desarrollo y profundización de una cultura de reconciliación, con la finalidad de edificar una sociedad prospera, justa, democrática, educada y en paz”, dijo.

 

Precisó que el país seguirá necesitando y exigiendo superiores niveles de reconciliación y de unidad que lo conduzcan hacia el desarrollo, la prosperidad compartida y hacia la democracia plena.

 

“Es necesario y urgente cimentar las bases de un verdadero reconcilio que nos permita trabajar unidos y lograr acuerdos que se traduzcan en beneficios para el pueblo salvadoreño”, indicó.

 

Manifestó que estos acuerdos deben permitir concretar acciones como la generación de empleos, la construcción de un país más seguro, mantener la estabilidad financiera y fiscal, e incrementar la inversión privada nacional y extranjera.

“Es imperiosa también la reconciliación para resolver el grave problema del sistema de pensiones”, aseguró.

 

Durante el acto de inauguración de la plaza y monumento, se develó  una  placa de bronce en la que están plasmadas las firmas de los signatarios de los Acuerdos de Paz, tal y como aparecen en el documento original.

 

“Ahora, El Salvador tiene un monumento que nos señala la importancia de la reconciliación como pueblo, un recordatorio de que la búsqueda de acuerdos como nación a través del dialogo debe mantenerse por sobre cualquier amenaza que se cierna sobre nuestra democracia”, acotó.

 

San Salvador, 15 de enero de 2017.

 

Inauguración del Monumento a la Reconciliación.