Print Friendly

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén,alentó hoy a la comunidad religiosa a continuar trabajando para que la labor pastoral del sacerdote jesuita Rutilio Grande sea reconocida mundialmente y, al igual que monseñor Óscar Arnulfo Romero, avance la causa de beatificación del religioso salvadoreño asesinado también en el contexto del conflicto armado.

“La obra de Monseñor Romero está muy vinculada a la obra del padre Rutilio Grande. También hay que trabajar para que él se convierta en un beato y El Salvador sea un punto de referencia en el mundo de que a través de la fe y de la labor hacia las personas más necesitadas se puede construir un mundo nuevo”, dijo el mandatario en conferencia de prensa celebrada en Casa Presidencial en la que se anunció la fecha de la beatificación de Monseñor Romero.

Mañana 12 de marzo se cumplen 38 años desde el asesinato del padre Grande, quien fue emboscado y ametrallado por Escuadrones de la Muerte en la carretera que conecta a los municipios de Aguilares y El Paisnal, en el norte de San Salvador.

Hace algunos días, el Arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar Alas, anunció que se iniciaría la investigación sobre la vida del jesuita, para comenzar con ello su causa de beatificación.

Ante esto, el postulador de la causa de beatificación de Monseñor Romero, el obispo católico Vicenzo Plagia, manifestó que la figura de Rutilio Grande, tuvo una gran influencia en el arzobispo mártir.

“En los funerales del Padre Rutilio Grande, Monseñor Romero se había inclinado lleno de conmoción para orar sobre el cuerpo”, dijo el delegado del Vaticano esta mañana en Casa Presidencial.

Monseñor Romero será proclamado beato de la iglesia Católica el 23 de mayo próximo en una eucaristía que será presidida por el cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano.

San Salvador, 11 de marzo de 2015.