Print Friendly

“Nuestro pueblo ha sido bendecido”, afirmó hoy el presidente Salvador Sánchez Cerén a su llegada a Cuba, al referirse a la reciente beatificación de monseñor Óscar Arnulfo Romero en una ceremonia desarrollada el pasado 23 de mayo por la iglesia Católica, en la capital salvadoreña.

“Monseñor Romero es un hombre de paz, es un hombre que vivió en medio del conflicto, pero siempre estuvo al lado de los pobres, al lado de la justicia y al lado de la verdad”, aseguró el mandatario en declaraciones brindadas a la prensa cubana.

“Ahora por fin el pueblo salvadoreño cuenta con un beato, un beato que es Monseñor Romero”, añadió.

El jefe de Estado arribó a Cuba para iniciar una visita oficial que se extenderá a lo largo de este día y mañana miércoles.

En declaraciones anteriores, brindadas esta mañana a Radio Nacional de El Salvador, el secretario de Comunicaciones de la Presidencia, Eugenio Chicas, destacó también las felicitaciones que han recibido del pueblo cubano ante la beatificación del obispo mártir.

Monseñor Romero “prácticamente es el punto de encuentro con las autoridades cubanas y con la población cubana con la que hemos podido tener contacto”, dijo el funcionario.

“Nuestro monseñor Romero que es muy conocido también en estas latitudes, hay esperanza de cómo el romerismo de convierta en una señal de fortaleza moral y espiritual”, afirmó el funcionario.

La Habana (Cuba), 26 de mayo de 2015.