Print Friendly

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, se reunió hoy con el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia (CNSCC) para dar a conocer las iniciativas en las que el gobierno está trabajando para garantizar la seguridad de población.

“Llegó la hora de actuar, la hora de que todos intervengamos en el territorio, todos los sectores podemos actuar”, recalcó el mandatario frente a los integrantes del CNSCC.

El gobernante detalló las medidas anunciadas recientemente por el Ejecutivo en materia de seguridad, en concreto las reformas legales e iniciativas de ley encaminadas a combatir el crimen y trabajar en la prevención de la violencia y el delito.

Hizo referencia a las reformas al Código Procesal Penal para garantizar la integridad de policías, elementos de la Fuerza Armada, fiscales y custodios; y el proyecto de Ley Especial Contra el Delito de Extorsión presentada ayer a la Asamblea Legislativa.

Otras medidas legales, aseguró el mandatario, serán presentadas en el seno del Consejo para que sean estudiadas y analizadas, y mencionó entre estas unas reformas para garantizar la veda de armas en los municipios priorizados por el CNSCC por sus altos niveles delincuenciales, y otras para castigar a quienes provean armamento al crimen organizado.

“Creemos que hay que revisar la Ley de Armas, que tiene todavía componentes muy permisivos y todos sobemos el tráfico de armas que hay aquí en la región y en el país”, apuntó el jefe de Estado.

Además, hizo especial énfasis en la presentación que realizará al Consejo de una propuesta de Ley de Reinserción de Pandillas y Prevención de Personas en Riesgo.

“Lo que queremos es que aquellas personas que están en riesgo pueda también tener un vínculo legal con el cual se les pueda dar protección, y demás también a todos aquellos que no han cometido delito y que quieran retirarse de la pandilla, pues abriles los espacios”, dijo el presidente.

Informó también que se ha dado un impulso a los procesos para concluir las obras del penal de Izalco.

“La Policía tiene alrededor de 600 a 800 efectivos en el cuido de bartolinas, donde se encuentran centenas de personas privadas de libertad (…) esas personas pensamos trasladarlas al Centro Penal de Izalco, y eso liberaría a todos estos agentes para que puedan dedicarse al trabajo más en los territorio”, aseguró.

El presidente de la República también anunció que nombrará a un Comisionado Presidencial que se encargará de afinar la coordinación entre todas las instituciones del Estado ligadas al tema de seguridad.

Todas estas medidas se enmarcan en la ruta planteada por el CNSCC en el Plan El Salvador Seguro, acotó el mandatario; sin embargo, señaló que dicho Plan no podrá materializarse si no se cuenta con los recursos para ponerlo en marcha.

En ese sentido, explicó que el gobierno se encuentra gestionando con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) un préstamo por $200 millones, el cual servirá para ejecutar las acciones propuestas por el Consejo.

Anunció también que ha solicitado al Ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, que prepare un proyecto para crear mecanismos que permitan al Estado percibir recursos que sean destinados al combate a la violencia, el crimen y la inseguridad.

“Yo creo que si no ven iniciativa por parte del Estado, sino ven acciones por parte del país, muy difícilmente la cooperación internacional se va a encontrar dispuesta a llevar adelante este Plan”, subrayó el Presidente.

 

San Salvador, 12 de febrero de 2015.