Print Friendly
  • El reconocido pastor salvadoreño dedicó 60 años de su vida al servicio de la iglesia Católica, convirtiéndose en un guía espiritual para muchos religiosos y en un ejemplo de amor al prójimo.

El presidente Salvador Sánchez Cerén expresó sus condolencias a la iglesia Católica y a la familia de monseñor Ricardo Urioste Bustamante, reconocido pastor que se entregó a la causa de canonización del beato monseñor Óscar Arnulfo Romero.

El pastor católico falleció la mañana de este viernes en un hospital del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), después de permanecer dos semanas en estado crítico, según informó el Arzobispado de San Salvador.

“Nuestras más sinceras condolencias por el fallecimiento de monseñor Urioste, impulsor de la paz y la reconciliación en El Salvador”, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter al conocer la triste noticia.

Monseñor Ricardo Urioste acompañó como vicario general al beato Óscar Arnulfo Romero durante sus años como arzobispo de San Salvador, convirtiéndose posteriormente  en uno de los principales gestores de su causa de canonización ante el Vaticano.

Al frente de la Fundación Monseñor  Romero lideró un decidido trabajo por mantener vivo el pensamiento y espíritu del obispo mártir, asesinado en marzo de 1980 por odio a la fe, según lo estipuló la Santa Sede.

El aporte de Monseñor Urioste como misionero de Dios fue invaluable, actuando como consejero y guía espiritual para muchos sacerdotes y laicos, lo que lo convirtió en un referente de vida cristiana basada en los principios del amor y entrega incondicional hacia los demás.

San Salvador, 15 de enero de 2016.