Print Friendly
  • El gobernante anunció que se analizan acciones especiales para intensificar el combate a los grupos criminales, al tiempo que expresó su condena por este abominable hecho que ha enlutado a 11 familias y consternado a todo el país.

El presidente de la república, Salvador Sánchez Cerén, expresó su más enérgica condena por los “brutales acontecimientos” suscitados en San Juan Opico (La Libertad), donde criminales masacraron a 8 trabajadores y 3 pobladores de la zona.

 

En conferencia de prensa junto a funcionarios del Gabinete de Seguridad, el jefe de Estado dijo que el país se enfrenta “a bandas criminales que han perdido todo el sentido de un ser humano, que están actuando con toda irracionalidad”.

 

Reiteró que existe una decidida voluntad del gobierno de combatirles con contundencia, pues “no queda otro camino”.

 

“No hay espacios para diálogo, no hay espacio para treguas, no hay espacios para entenderse con ellos”, expresó el líder de la nación.

Aseguró que la policía está trabajando desde el primer momento para que quienes hayan causado este abominable hecho, sean autores materiales o intelectuales, sean presentados ante la justicia y condenados.

 

En ese sentido, anunció que ya hay 82  criminales capturados en vías de investigación, con la certeza que entre los mismos están los hechores de la masacre.

Explicó que el crimen fue cometido por pandilleros de la Mara Salvatrucha que operan en las zonas de Opico, Joya de Cerén y Sitio del Niño, y que la orden fue dada desde el interior de los centros penales de Izalco y Ciudad Barrios.

 

Anunció que los líderes criminales que ordenaron la masacre serán trasladados al penal de máxima seguridad de Zacatecoluca.

El presidente lamentó que las empresas telefónicas aún no cumplan con el bloqueo de las señalas en las cárceles y anunció que, basados en la ley, pronto se adoptarán medidas al respecto.

 

San Salvador, 7 de marzo de 2016.