Print Friendly
  • Cuatro son las escuelas de Usulután que forman parte de los 16 centros escolares que han tenido una fuerte inversión en infraestructura para convertirse en centros escolares integrales a través de los fondos del préstamo de $60 millones proveniente del Banco Mundial para la expansión de la Escuela Inclusiva de Tiempo Pleno (EITP).

El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, inauguró hoy uno de los cuatro Centros Escolares Integrales recientemente reconstruidos en el departamento de Usulután, como parte de la implementación del modelo de Escuela Inclusiva de Tiempo Pleno (EITP).

Se trata del Centro Escolar Miguel Dueñas, el cual forma parte del proyecto de “Mejoramiento de la Calidad de la Educación”, financiado con el Convenio de Préstamo firmado entre el Gobierno de El Salvador y el Banco Mundial por $60 millones, destinados a apoyar la implementación del modelo de EITP.

Solo en este centro se invirtieron más de $860 mil para la construcción de aulas, sala de maestros, cancha de basquetbol techada, adaptaciones para la movilidad de personas con discapacidad, servicios sanitarios, cocina, bodega, comedor y obras exteriores.

 

En Jiquilisco se ha reconstruido la infraestructura de tres centros educativos: el Instituto Nacional de Tierra Blanca, el Centro Escolar Dr. Efraín Jovel y el Complejo Educativo Miguel Dueñas, beneficiando a 4 mil estudiantes de tres sistemas integrados. Además se realizaron obras en el Centro Escolar Potrero de Joco, en el municipio de Estanzuelas.

 

A estos se suma el Centro Escolar Jackeline Kennedy, que fue reinaugurado el año pasado, con una inversión de $791,482.21. Actualmente, Usulután cuenta con 11 sistemas integrados que están siendo beneficiados con fondos del préstamo del Banco Mundial.

 

“Con estas inversiones que hemos hecho en el Centro Escolar Miguel Dueñas y los demás centros intervenidos ahora tienen las condiciones para implementar la Escuela Inclusiva de Tiempo Pleno”, dijo el gobernante.

 

Aseguró que su gobierno ha realizado obras similares en otros 22 centros escolares, todas con la misma visión de ofrecer a los estudiantes escuelas dignas, inclusivas, seguras, confortables y con diseños funcionales.

 

De esos 22 centros, 16 fueron ejecutados con fondos del Banco Mundial, de los cuales cuatro pertenecen al departamento de Usulután. La inversión asciende a $10,1 millones, explicó el estadista.

 

Agregó que los otros seis centros fueron intervenidos con fondos de la Asociación Internacional de Desarrollo (AID), por un monto de $6,3 millones.

 

“En la segunda fase construiremos 18 nuevos centros escolares integrales los cuales estarán listos a finales de este año y principios del 2018. Y déjenme decirles que es en Usulután y en Sonsonate donde estamos haciendo la mayor inversión, estamos llegando a territorios históricamente olvidados” manifestó.

 

La Escuela Inclusiva de Tiempo Pleno es un modelo integral que busca mejorar  la calidad educativa asegurando el acceso y continuidad escolar de niñas, niños, adolescentes y jóvenes mediante el asocio de escuelas cercanas que se conforman en un sistema integrado.

 

Este modelo educativo tiene tres elementos fundamentales: el pedagógico, que incluye la formación docente y las propuestas pedagógicas; la organización, relacionada con una gestión escolar participativa, y el elemento territorial que garantiza la mejora de la infraestructura escolar y la generación de ambientes que faciliten el proceso de enseñanza-aprendizaje.

 

A la fecha alrededor de mil escuelas están siendo asistidas en la implementación de los diferentes componentes de la Escuela Inclusiva, constituyendo 150 sistemas integrados a nivel nacional.

 

“Nuestro gobierno está desarrollando verdaderas transformaciones a la infraestructura educativa pública, impulsando un adecuado mantenimiento de las edificaciones y construyendo nuevos centros escolares con altos estándares de calidad para innovar y optimizar el proceso de enseñanza – aprendizaje”, indicó el jefe de Estado.
San Salvador, 19 de mayo de 2017.