Print Friendly, PDF & Email
  • Con el inicio del mes cívico, el gobierno da el banderillazo de salida para una serie de actividades en el marco de la conmemoración de los 197 años de independencia, las cuales se realizarán durante todo el mes de septiembre.

En el marco de la conmemoración de los 197 años de independencia que se celebrará el 15 de septiembre próximo, el Presidente Salvador Sánchez Cerén inauguró hoy al mes cívico, ceremonia en la que que destacó que esta fiesta patriótica es el triunfo de las grandes luchas del pueblo salvadoreño por edificar una nación libre y próspera. 

 

En su mensaje rindió homenaje a aquellos hombres y  mujeres padres y madres de la patria que “encendieron con sus acciones la llama de los movimientos populares e hicieron realidad la anhelada independencia de Centroamérica”.

 

Manifestó que en el camino emprendido desde 1821 como nación independiente, el país ha vencido innumerables obstáculos impuestos por unos pocos que se adueñaron del poder, impusieron sus intereses y acumularon riquezas, generando exclusión, pobreza, opresión y desigualdad.

 

Expresó que para cambiar esta historia, en los últimos años El Salvador ha registrado importantes avances en materia social y económica que lo posicionan en la ruta del desarrollo inclusivo.


En este sentido, su gobierno destinó la mitad del presupuesto nacional a la implementación de políticas públicas y programas sociales, con el objetivo de cerrar las brechas sociales históricas, y generar cambios para el bienestar de las familias. 


Asimismo, se está avanzando en el camino para cumplir la meta de declarar a El Salvador libre de analfabetismo; desde el 2009 a la fecha, se ha logrado esta “victoria educativa”, en 93 municipios y la zona del Trifinio. 

 

“El próximo día 8 volveremos a esta Plaza Cívica para izar la bandera que proclamará a San Salvador libre de analfabetismo. Consagremos este mes a esta noble tarea, como el mejor homenaje a nuestros próceres y a todos los que han luchado por un país más justo a lo largo de estos casi 200 años”, dijo.

Agregó que en esta fiesta patria cobra especial significado la visión de una nación inclusiva, digna y justa que ha guiado la gestión de su gobierno.

 

Para el mandatario, la próxima canonización del pastor y mártir, Beato Monseñor Oscar Arnulfo Romero, es un mensaje de esperanza que  inspira a seguir trabajando por elevar la calidad de vida de la población y edificar El Salvador productivo, educado y seguro.

 

Remarcó que en este aniversario de la Independencia El Salvador ratifica su compromiso y voluntad de continuar trabajando junto a los países hermanos de Centroamérica, por una integración que favorezca el crecimiento de las economías de la región y el bienestar de su población. 


Con esa visión, informó que se han dado pasos hacia el fortalecimiento del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), y, dentro de estos esfuerzos se ha ampliado el trabajo con Honduras y Nicaragua para convertir al Golfo de Fonseca en una zona de paz, desarrollo y comercio.


“Recientemente dimos un importante impulso a la integración con la adhesión de El Salvador a la Unión Aduanera junto a Guatemala y Honduras para impulsar el comercio y la movilidad de las personas en el Triángulo Norte y convertirnos en la octava economía de América Latina”, destacó el gobernante.

 

 

San Salvador, 1 de septiembre de 2018.