Print Friendly

El presidente Salvador Sánchez Cerén inauguró hoy las celebraciones por el 193 aniversario de la Independencia de Centroamérica en la ciudad de Zacatecoluca, departamento de la Paz, con una ceremonia en la que llamó a la nación a trabajar unida para procurar a nuestra patria un futuro de desarrollo humano y crecimiento sostenible.

“Inauguramos hoy, primero de septiembre, el mes cívico, mes dedicado a la independencia, a la unión, a la libertad y a la paz. Hoy tenemos la oportunidad de reflexionar sobre el presente y el futuro de nuestra nación. Hoy, tenemos la oportunidad de iniciar un mes dedicado a la reconciliación y a la paz.”, dijo el mandatario en su discurso.

La ceremonia tuvo lugar en la Plaza Cívica José Simeón Cañas  y reunió a miembros del gabinete de gobierno, a  los presidentes y funcionarios de la Asamblea Legislativa y la Corte Suprema de Justicia (CSJ), así como a alcaldes, estudiantes y el cuerpo diplomático.

El Presidente destacó la necesidad de seguir trabajando por defender los valores por los que luchó el prócer José Simeón Cañas, como la solidaridad con los pobres y la liberación de los oprimidos.

“Hoy nuestra patria necesita que la sigamos liberando de todas aquellas vulnerabilidades que afectan la vida humana, esta es la visión de nuestro gobierno”, dijo el mandatario.

Agregó que desde la Declaración de Independencia de España, el 15 de septiembre de 1821, “Centroamérica ha luchado por la unión y la libertad”, esfuerzo que ahora se enfoca en lograr “una integración que se fundamente en la cooperación, la solidaridad y la hermandad de los pueblos”.

Destacó también que la Firma de los Acuerdos de Paz, en 1992, marcó un verdadero despertar a la libertad y la unión del pueblo salvadoreño, convirtiéndose en  uno de los mayores logros alcanzados.

Para el mandatario, a partir de este suceso histórico, “el pueblo salvadoreño, con su valentía, con su coraje, con su fuerza, ha sabido construir un nuevo país, fundamentado en el diálogo y la reconciliación”.

El jefe de Estado afirmó que  para “rescatar el civismo y el amor a nuestra patria debemos comenzar por fortalecer los valores morales que se fomentan en el seno de la familia y se nutren en la escuela”.

En su discurso, el Presidente planteó la necesidad de redefinir el concepto de patria, ya que esta debe ser un lugar donde “se respeten los derechos de todos y todas. Un lugar en donde se garanticen los derechos humanos básicos a la seguridad, a la salud, a la educación, al trabajo, a la alimentación, a la vestimenta, a la vivienda”.

Reiteró que estos derechos constituyen el enfoque principal en el marco del Buen Vivir y en el desarrollo humano para El Salvador. “Ese es el verdadero objetivo de nuestra independencia. Apostamos por el desarrollo del capital social, para trazarnos y alcanzar los grandes objetivos de un país verdaderamente libre”.

Además, resaltó la necesidad de construir una patria con relaciones de convivencia solidaria y cívica, que esté constituida por una sociedad con una cultura de diálogo fundamentada en valores como el respeto, la tolerancia, la justicia y la equidad.

Durante el acto, el mandatario invitó a los asistentes a vivir con espíritu patriótico las actividades para conmemorar estas fiestas y reafirmo el compromiso de ser un gobierno ciudadano, incluyente y participativo y una administración dedicada a darle voz y a servir a la gente.

“Hermanas y hermanos salvadoreños vivamos este mes de la Independencia con verdadero espíritu de civismo y amor hacia la patria. Crezcamos juntos en el amor por este país que nos reclama justicia y equidad”, afirmó el jefe de Estado al dar por inaugurado el mes cívico.

San Salvador, 1 de septiembre de 2014.