Print Friendly

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, junto al Ministro de la Defensa Nacional, el general David Munguía Payés, y altos oficiales, inició hoy una serie de visitas a unidades militares con un recorrido por la Tercera Brigada de Infantería, con sede en San Miguel, para verificar el estado y las condiciones de vida y de trabajo en las que se desempeñan los elementos de la Fuerza Armada.

En su calidad de comandante general de la institución armada, el gobernante saludó a los elementos de tropa y al personal administrativo, y se reunió con el alto mando de las unidades correspondiente a la tercera zona militar.

“Hoy inicio como Presidente y Comandante de las Fuerzas Armadas varias visitas a distintas unidades militares. Quiero conocer las condiciones de vida y de trabajo del personal militar, tanto en sede, como en el terreno, verificando el estado de la infraestructura y equipamiento de las unidades, como también, interactuar con ustedes en temas de interés personal e institucional”, dijo el gobernante a los militares.

Estas visitas, explicó el jefe de Estado, tienen el objetivo de trabajar para dignificar los servicios que presta el Estado a los ciudadanos. “Pero ante todo que el Presidente esté más cerca de la gente, de sus problemas y de la búsqueda de soluciones”.

El gobernante recordó que como parte de estas acciones ha visitado el Hospital Nacional Rosales, el Hospital General del ISSS, instalaciones de ANDA y un centro escolar, y realiza el programa Gobernando con la Gente en comunidades, un espacio donde escucha a la ciudadanía y conoce de primera mano sus inquietudes, opiniones y demandas.

A los integrantes de la institución militar les dijo que su gobierno está comprometido con “que se haga realidad plena los artículos 211 y 212 de la Constitución de la República que establecen que la Fuerza Armada es una institución permanente al servicio de la nación, obediente, profesional, apolítica y no deliberante. Y tiene por misión la defensa de la soberanía del Estado y de la integridad del territorio”.

El jefe de Estado también expresó su preocupación porque “vemos con más insistencia críticas sin fundamentos, informaciones falsas y hasta análisis que lo que esconden es crear descrédito de esta institución del Estado, que desde los Acuerdos de Paz se ha profesionalizado y cumple el mandato constitucional”.

“El crimen organizado y la pandillas acechan a esta noble institución por el valor que tiene para el Estado. También hay élites de poder interesados en manipular, incidir y hasta controlar a la Fuerza Armada para sus espurios intereses”, expresó el Presidente de la República.

Añadió que su compromiso “del combate efectivo contra la violencia y el crimen organizado exige además el combate irreconciliable contra la corrupción. Este es un problema que alimenta a las organizaciones criminales y desacredita la reputación de las instituciones de seguridad”.

“Es por ello que este día también quiero invitar a la Fuerza Armada a que mantengamos un alto estatus moral e incentivarles a que permanezcamos incorruptibles. Seamos rigurosos en el control y la vigilancia dentro de las filas en las diferentes áreas de trabajo de los destacamentos militares correspondientes”, expresó el gobernante.

Las unidades que administra la tercera zona militar dan seguridad a 211 escuelas y junto a la PNC 66 grupos conjuntos apoyan a las comunidades del oriente del país.

Cubren 9 posiciones permanentes de fronteras y 33 pasos fronterizos no habilitados para evitar el contrabando y el tráfico de personas y otros ilícitos, como parte del Plan Sumpul, y desde diciembre del año pasado, cuando hizo erupción el volcán Chaparrastique, han estado apoyando a las familias que habitan en las zonas aledañas.

San Salvador, 14 de agosto de 2014.