Print Friendly, PDF & Email
  • En agosto pasado El Salvador oficializó su adhesión a la Unión Aduanera para sumarse al proceso iniciado por Guatemala y Honduras.  Los beneficios de esta integración fronteriza serán clave para el crecimiento de las economías y el bienestar de sus pueblos.

 

El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, junto a sus homólogos de Guatemala, Jimmy Morales, y de Honduras, Juan Orlando Hernández, inaugurarán mañana la primera fase de adecuación del puesto fronterizo integrado El Poy (Chalatenango), en el marco de la Unión Aduanera que impulsan las tres naciones.

Este puesto fronterizo constituye un punto estratégico en lo que respecta a exportaciones e importaciones en la región. Solo en el periodo de 2017 a 2018 registró alrededor de 30 mil exportaciones por un valor de $826 millones. En los procesos de importación en el 2018 ya se han procesado más de 27 mil operaciones por un valor de $672.9 millones, comparado a los $634 millones de las importaciones en el año anterior.

 

De igual forma, se registró un incremento en las operaciones diarias realizadas, pasando  de 327, en 2017, a 340,  en 2018,  lo que evidencia que ha aumentado su uso por los operadores de comercio.

 

Para dar continuidad a este proyecto se tiene prevista una segunda etapa que comprende el Centro de Control Migratorio hondureño, que incluye las reparaciones y construcción de nuevos espacios.

 

La integración fronteriza de El Salvador, Guatemala y Honduras a través de la Unión Aduanera convertirán a la subregión en la octava economía más fuerte de América Latina, con un mercado de 32 millones de habitantes, que representa un 73% de la población centroamericana.

 

San Salvador, 6 de diciembre de 2018.