Print Friendly

En su discurso dirigido a la nación con motivo del 193 aniversario de la independencia de Centroamérica, el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, destacó la importancia del rol del Estado de garantizar el respeto a los derechos humanos y el trabajo en unidad para construir la felicidad de toda la población.

“La patria debe ser para todos los salvadoreños y salvadoreñas un lugar donde se garanticen los derechos humanos, bajo principios de igualdad y justicia. La patria debe ser un lugar donde el fin primordial del Estado sea la felicidad del pueblo”, aseguró el mandatario.

“No corresponde entonces a esta concepción de patria hacer prevalecer el interés de unos pocos, porque la patria debe ser de todos y de todas, los derechos, los deberes, las oportunidades, son para todos los salvadoreños y salvadoreñas”, dijo el gobernante.

Señaló además que después de tantos años de celebrar nuestra independencia, algunos todavía no encontraban sentido a esta celebración.

“¿Y cómo encontrar sentido a celebrar una patria desigual, injusta, represiva y corrupta?”, planteó el mandatario.

“Ahora esto ha cambiado: ¡Estamos inaugurando una nueva patria! ¡Estamos celebrando una nueva independencia!”, añadió.

El presidente evocó el legado de los héroes y mártires de la gesta independentista de 1821, quienes lucharon por la autodeterminación de Centroamérica.

“La independencia política y económica de la corona española fue solo el inicio de la lucha de nuestro pueblo por alcanzar a plenitud los ideales de libertad, de unidad y de justicia”, aseguró el gobernante.

“A nosotros nos corresponde asegurar, defender y luchar por esa patria justa, libre y feliz”, añadió.

En ese sentido, el mandatario hizo un llamado a todos los salvadoreños y salvadoreñas a unirse en torno al bienestar de la población.

“Tenemos la oportunidad de renovar la patria, de ampliar los cambios que se comenzado y construir lo que aún no se ha hecho”, dijo.

El presidente Sánchez Cerén también dirigió un mensaje a los políticos y funcionarios de distintas denominaciones ideológicas, llamándoles a unirse para alcanzar los objetivos de desarrollo de la nación.

“La construcción de esta nueva patria nos demanda ser honestos, ser honrados y ser justos con la responsabilidad que tenemos en nuestras manos”, aseguró el gobernante.

“Independientemente de la filosofía política a la que pertenezcamos, hay miles de salvadoreños y salvadoreñas que han depositado en nosotros la confianza de representar sus voces en la toma de decisiones”, agregó.

El jefe de Estado dirigió su discurso a la nación desde el estadio Jorge “Mágico” González, en San Salvador, a donde llegó el Desfile Estudiantil, Cívico y Militar, que recorrió las principales calles de la capital.

En el acto, el presidente Sánchez Cerén hizo entrega de la Antorcha de la Paz y la Libertad a jóvenes estudiantes que se encargaron de encender el pebetero del estadio para rendir homenaje al 193 aniversario de la independencia.

La ceremonia contó con la presencia de funcionarios del gabinete de gobierno y el Embajador de Buena Voluntad para Niños y Niñas Migrantes, el artista salvadoreño Álvaro Torres, quien cantó “Patria Querida”, una emotiva canción que dedica a su país.

San Salvador, 15 de septiembre de 2014.