Print Friendly

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, manifestó hoy que la reforma fiscal busca una mayor efectividad en la recaudación y lograr una justicia tributaria porque hasta ahora la población que menos dinero tiene es la que más ha pagado impuestos.

En el programa Gobernando con la Gente, realizado en colonia La Rábida de San Salvador, el mandatario explicó que su gobierno ha tenido que recurrir a las reformas tributarias porque el país perdió su política monetaria con la dolarización, y por lo tanto la capacidad de maniobrar con las finanzas del Estado, de tal forma que solo cuenta con dos instrumentos: La tributación y los préstamos.

El mandatario enfatizó que su gobierno no tiene ninguna intención de revertir la dolarización, porque el dólar ya está funcionando y causaría más problemas cambiar la moneda, al tiempo que reiteró que ninguna de las reformas aprobadas por la Asamblea Legislativa afectará a la población más pobre o la clase media.

Por su parte, el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, quien también estuvo presente durante la realización del programa, aclaró que cuando se planteó la reforma fiscal no había otro objetivo más que buscar que aquellos que tiene una mayor capacidad económica contribuyan más.

“Una de las labores que nosotros hacemos con todo los impuestos es redistribuir, así se llama eso, lo que significa de que el que tenga más contribuya con más en beneficio de la población más necesitada”, expresó el ministro Cáceres ante la pregunta de un habitante de la comunidad.

Agregó que los impuestos sirven para que el gobierno realice obras en hospitales, carreteras, en escuelas, se mejore la salud pública y la seguridad, entre otras acciones encaminadas al desarrollo.

“Con tanta necesidad que hay en un pueblo tan desigual como el nuestro, el poner impuesto a los sectores de más alta capacidad contributiva es una necesidad y eso es lo que hicimos”, dijo el funcionario.

El titular de Hacienda aclaró que con el impuesto a las transferencias financieras lo que se está gravando es únicamente las grandes operaciones financieras y que algunos malos empresarios tratan de generar temor en la población para que se genere un espíritu de especulación.

Sin embargo, señaló que tanto la Defensoría del Consumidor como la Superintendencia del Sistema Financiero están atentas a que los bancos no suban las tasas de interés, ni los comerciantes suban los precios.

Con la reforma fiscal aprobada por la Asamblea Legislativa el gobierno también cuenta con más herramientas para combatir la evasión y elusión fiscal que realizan empresas que han venido reportando falsamente pérdidas o bajas ganancias.

Los fondos que se recauden apoyarán la puesta en marcha de programas sociales nuevos como Un Niño Una Computadora, la ampliación del paquete escolar al bachillerato en todo el país, y brindará al Estado los recursos económicos necesarios para atender las emergencias que se puedan sufrir como producto de las sequías u otros desastres naturales.

San Salvador, 9 de agosto de 2014.