Print Friendly
  • El Plan Maestro de Desarrollo Sostenible e Inclusivo de la Región Oriental contempla una inversión de más de $1,400 millones, durante los próximos 10 años, que permitirán dinamizar la economía de la zona y mejorar la calidad de vida de sus habitantes, articulando el trabajo de las instituciones públicas y la organización ciudadana.

 

El presidente Salvador Sánchez Cerén lanzó este miércoles el Plan Maestro de Desarrollo Sostenible e Inclusivo de la Región Oriental, una iniciativa que busca territorializar el desarrollo económico y social mediante la articulación de esfuerzos entre las instituciones de gobierno, alcaldías, organizaciones de la ciudadanía, el sector privado y cooperantes.

 

El plan “constituye una apuesta para que la zona oriental con sus departamentos y municipios se convierta en una región más productiva, educada, segura e incluyente”, aseguró el gobernante durante el lanzamiento de la iniciativa, en el municipio de San Miguel, en un evento que contó con la presencia de alcaldes de la región, habitantes de la zona y cooperantes.

 

“El objetivo que buscamos es incrementar el bienestar de la gente a través de la dinamización de la economía con base a sus cualidades productivas para lograr un desarrollo territorial integral, inclusivo y sostenible mediante el aprovechamiento y optimización de las potencialidades propias de la región oriental”, añadió.

 

La iniciativa contempla una inversión estimada de $1,415 millones a ejecutarse en los próximos 10 años, a través de distintos proyectos que impactarán en los ámbitos económico y social.

 

El jefe de gobierno señaló que entre las inversiones que se implementarán para 2017 se encuentran la construcción del baipás de San Miguel, con la cooperación de Japón; le mejoramiento de los servicios de aduana e instalación del paso El Amatillo en la frontera de El Salvador y Honduras, con el apoyo de Fomilenio II y la ampliación de las instalaciones del Hospital del Seguro Social en San Miguel.

 

Indicó también que se impulsará el proyecto de Escuelas Inclusivas de Tiempo Pleno, ejecutado por el Ministerio de Educación y Fomilenio II; de  igual forma, se abrirá una sede del programa Jóvenes con Todo en la zona oriental.

 

Asimismo se desarrollará el proyecto de remodelación del Estadio Juan Francisco Barraza, en San Miguel, y se ampliará la banca pública oriental, a través del Banco Hipotecario y el Banco de Fomento Agropecuario.

 

El estadista hizo énfasis en que el plan solo rendirá frutos en la medida que todos los actores involucrados articulen sus esfuerzos.

 

“Lo que propone el Plan Maestro de Desarrollo es una forma de unir los diferentes esfuerzos en la construcción de un nuevo entorno social. Debemos reconocer que el desarrollo de la zona oriental nos involucra a todos”, apuntó.

 

Destacó además la amplia participación de distintos sectores en el proceso de construcción de esta iniciativa, en el cual se involucraron asambleas ciudadanas departamentales, gobiernos locales, juntas de agua, jóvenes, organizaciones de mujeres, cooperativas de los diferentes sectores productivos de la región, cámaras empresariales, empresarios independientes, organizaciones no  gubernamentales, universidades, institutos tecnológicos e inversionistas salvadoreños e internacionales.

 

El presidente dedicó un agradecimiento especial al pueblo y gobierno de Japón –cuyo embajador en el país, Masataka Tarahara, estuvo presente en el evento–, que ha acompañado este esfuerzo a través de su agencia de cooperación internacional, JICA, desde el año 2004.

 

“El oriente de El Salvador nos invita a trabajar unidos. Y aquí estamos, uniendo esfuerzos, y trazándonos metas claras para un mejor futuro. El desarrollo del oriente de El Salvador ya no es sólo un sueño, es un proyecto de alcances reales”, dijo el gobernante.

 

 

 

San Salvador, 05 de octubre de 2016.