Print Friendly, PDF & Email
  • Esta política es el resultado del consenso y coordinación interinstitucional con organizaciones que velan por los derechos de los pueblos indígenas del país.

El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, presentó hoy a la población la Política Nacional de Salud de los Pueblos Indígenas de El Salvador, instrumento que busca garantizar el derecho a la salud integral de este sector a través de un enfoque intercultural y de género, reconociendo, respetando y armonizando los conocimientos y saberes indígenas en el Sistema Nacional de Salud.

 

Esta iniciativa ha sido posible mediante una amplia consulta técnica con personal de diversas instituciones de gobierno y representación de pueblos indígenas.

 

Para el mandatario, la identidad nacional, el respeto a los valores autóctonos y la cultura ancestral deben estar estrechamente vinculados al desarrollo del país.

 

“Pero no cualquier tipo de desarrollo, hablamos de bienestar y calidad de vida para toda la población sin exclusiones, en armonía con el ambiente, esa es la garantía para la vida de nuestros pueblos, y es lo que muchos llamamos: el Buen Vivir, que además ha sido la guía en nuestro Plan Quinquenal de Desarrollo”, dijo el gobernante.

 

Aseguró que esta Política significa que más comunidades tendrán acceso a servicios integrales, de calidad y gratuitos, con lo cual se salvaguardará la economía familiar y se reafirma el derecho a la salud para todos y todas.

 

“Con esa mística y energía seguiremos trabajando para garantizar los derechos de los pueblos originarios, abriendo nuevos espacios y oportunidades para avanzar con libertad y orgullo su identidad, costumbres, valores, tradiciones y conocimientos, los cuales son invaluables para el progreso del país sobre bases de solidaridad y dignidad”, afirmó el estadista.

 

La estrategia hace un enfoque de salud intercultural que fusiona y reconoce el saber ancestral, curativo y preventivo, de los Pueblos Originarios con el sistema de salud oficial.

 

Esta interrelación permitirá a los pueblos indígenas, beneficiarse con una atención eficaz y especializada, desarrollada bajo su propio sistema cultural, promoviendo el empoderamiento de la comunidad y dando sostenibilidad a los esfuerzos de salud comunitarios.

 

También, fomenta, en los Pueblos Originarios, los derechos de la niñez, la salud de la madre, salud reproductiva en todo el ciclo de vida y equidad de género.

 

La Política de Salud de los Pueblos Originarios pretende eliminar las inequidades de los servicios de salud que por años ha padecido este sector de la población, siendo uno de los grupos más vulnerables de El Salvador.

 

El enfoque de la política se basa en el derecho a la autodeterminación; derecho a la participación sistémica; respeto, revitalización y revalorización de las culturas indígenas; reciprocidad en las relaciones; consentimiento libre, previo e informado, con los principios de equidad, respeto, humanización, compromiso, solidaridad, integralidad y calidad.

 

San Salvador, 29 de agosto de 2018.