Print Friendly
  • Esta iniciativa es parte del programa de reparación a las víctimas de graves violaciones a los derechos humanos ocurridos durante la guerra civil, el cual contempla distintas formas de resarcimiento como mecanismos compensatorios económicos.

El presidente Salvador Sánchez Cerén lanzó hoy el programa “Transferencia Monetaria para Víctimas de Graves Violaciones a Derechos Humanos durante el Conflicto Armado”, que consiste en una apoyo económico mensual con finalidad compensatoria, de carácter continuo y según la disponibilidad de fondos del Ejecutivo.

El programa da cumplimiento al Decreto Ejecutivo 204, creado en 2013 , el cual establece la creación del Programa de Reparaciones y del Registro de Víctimas, así como la creación del Consejo Directivo, que trabajaría junto a las distintas organizaciones sociales para que este programa tuviera los alcances establecidos.

Dicho decreto contempla mecanismos de resarcimiento que incluyen medidas de dignificación, acceso a salud, educación y seguridad alimentaria, reconocimiento de la verdad, peticiones de perdón, mecanismos compensatorios económicos y la ejecución de acciones que garanticen que estos hechos jamás vuelvan a repetirse.

A través del programa de Transferencia Monetaria, el Gobierno, por medio del Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local (FISDL), dará cobertura a 134 municipios del país en los cuales se han identificado un total de 6,235 personas víctimas y sus familias potenciales participantes del Programa.

Para trabajar de manera más cercana se han realizado las Asambleas Ciudadanas de Víctimas, en las cuales se ha firmado con cada persona registrada el convenio que formaliza el inicio de su transferencia mensual.

Para el mandatario responder a las víctimas que se vieron gravemente afectadas en el conflicto es un hecho que garantiza el desarrollo progresivo del respeto a los derechos humanos en el país y “nos convierte en un Estado responsable, comprometido con la construcción de la paz e impulsor de la justicia social y la justicia restaurativa”.

“Somos conscientes de que no se puede compensar de ninguna forma el dolor y los padecimientos sufridos por miles de familias salvadoreñas, pero estas cantidades que el Estado entregará mensualmente a cada familia representan un simbólico reconocimiento de ese dolor, de ese sufrimiento con el cual solidariamente nos identificamos como gobierno”, dijo.

Explicó que el programa de Transferencia contará con un mecanismo de monitoreo y evaluación que permitirá detectar problemas y subsanarlos de manera oportuna, asegurando que se obtengan los resultados esperados.

Remarcó la necesidad de contar con mayores recursos para hacer más efectivo el programa de reparación, el cual persigue cuatro principios fundamentales que son la rehabilitación, pago de indemnizaciones, medidas de dignificación y garantías de no repetición de los hechos.

“Estamos aquí cumpliendo un compromiso con el pueblo salvadoreño, demostrando nuestra vocación permanente con la justicia social y la justicia restaurativa”, manifestó.

San Salvador, 31 de agosto de 2016