Print Friendly

 

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, participó hoy en los actos religiosos en vísperas de transfiguración del Divino Salvador del   Mundo, en el marco de las fiestas patronales de San Salvador.

El mandatario asistió acompañado de su esposa y Primera Dama, Margarita Villalta de Sánchez a las actividades celebradas en la basílica del Sagrado Corazón de Jesús, de esta capital, los cuales fueron presididos por el arzobispo  de San Salvador, monseñor José Luis Escobar Alas y el obispo auxiliar, Monseñor Gregorio Rosa Chávez.

En estos actos religiosos también participaron otros sacerdotes y religiosas, así como centenares de feligreses, quienes posteriormente acompañaron la procesión hacia la catedral metropolitana donde se realizó el acto de la transfiguración del Divino Salvador del Mundo.

El acto que representa transfiguración es conocido también como “la bajada”  y representa el pasaje bíblico contenido en el Evangelio según San Mateo, en el capítulo 17: “Y se transfiguró delante de ellos: su rostro se puso brillante como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la luz”.

Millares de feligreses asisten a este acto realizado cada 5 de agosto y que se ha convertido en un evento central de las celebraciones al patrono de la capital salvadoreña.

La transfiguración, el evento más importante de estas festividades, representa uno de los acontecimientos más emblemáticos de la feligresía salvadoreña, en la que se manifiesta un proceso de cambio.