Print Friendly, PDF & Email
  • El gobernante y la Primera Dama asistieron a una misa solemne en Catedral Metropolitana en la que la feligresía católica de El Salvador celebró laasunción del obispo mártir a los altares.

El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén,y la Primera Dama, Margarita Villalta de Sánchez, se unieron a la feligresía católica salvadoreña en una misa solemne celebrada en Catedral Metropolitana (San Salvador) en la cual se dio gracias por la reciente canonización de San Óscar Romero.

 

 

La misa fue celebrada por el arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar Alas, y a la misma asistieron el cardenal salvadoreño Gregorio Rosa Chávez, la Conferencia Episcopal de El Salvador, monseñor Santo Rocco Gangemi, Nuncio Apostólico en el país; obispos de diversos países centroamericanos, y los presidentes del Órgano Legislativo, Norman Quijano, y del Órgano Judicial, Óscar Armando Pineda, así comodistintos funcionarios públicos.

Cientos de feligreses católicos también se concentraron en la Plaza Gerardo Barrios para participar de la misa, celebrada en el atrio de la catedral, y dar gracias por la canonización de San Óscar Romero, proclamado santo el pasado 14 de octubre en un ceremonia presidida por el Papa Francisco, en Roma (Italia).

“Celebramos nuestra acción de gracias a Dios por la canonización de nuestro amado Monseñor Romero.Agradecemos también a Su Santidad el Papa Franciscopor su gran amor a él y por canonizarlo”, dijo el arzobispo metropolitano durante la homilía.

El jerarca católico también pidió perdón en nombre de la Iglesia por el “maltrato” del cual San Óscar Romero fue víctima por parte de un sector de la comunidad eclesial salvadoreña mientras ejerció su obra pastoral y después de su martirio, al tiempo que reconoció a quienes se mantuvieron fieles a su legado.

“Es tarea de todos conocer más a Monseñor Romero e imitarlo”, señaló el arzobispo, quien hizo un llamado al gobierno a establecer en el pensum del tercer ciclo académico la materia La persona y el magisterio de Monseñor Romero.

El jerarca católico también señaló que la justicia social predicada por San Óscar Romero debe inspirar la denuncia sobre varios temas relacionados con el bienestar de las familias salvadoreñas en la actualidad.

Monseñor Romero condenaría “el gran afán homicida de privatizar el agua, afán homicida que lamentablemente existe en algunos y persiste. Hagamos uso de nuestro derecho ciudadano luchemos todos para que el derecho humano al agua le sea respetado a todos los salvadoreños y salvadoreñas”, manifestó monseñor Escobar Alas.

En similares términos se expresó acerca del sistema de pensiones, que calificó de injusto para los trabajadores al generar mayores ganancias para las empresas administradoras de pensiones y menos beneficios a los cotizantes; así como de la situación que atraviesan los migrantes.

“Nuestros hermanos migrantes son personas nobles, honestas y trabajadoras, su único crimen, por así decir, es ser pobres”, señaló.

“Ellos tienen derecho a migrar, ellos tienen derecho al refugio y tienen derecho al asilo. Es un deber de humanidad proteger y ayudar al migrante, agradecemos a quienes están ayudando a las caravanas de migrantes centroamericanos y pedimos a los Estados que no se les criminalice, que no se les atropellen sus derechos, sino que se les respeten”, agregó.

San Salvador, 28 de octubre de 2018.