Print Friendly

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, asistió este domingo, junto a la primera dama, Margarita Villalta de Sanchez, a la misa celebrada en Catedral Metropolitana en conmemoración del segundo año de pontificado del Papa Francisco.

También acudieron a la eucaristía el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Armando Pineda, ministros y secretarios de gobierno y representantes del cuerpo diplomático acreditado en el país.

El nuncio apostólico, Monseñor Léon Kalenga, fue el encargado de celebrar la misa, acompañado de los integrantes de la Conferencia Episcopal de El Salvador.

“El mundo necesita la sabia y prudente orientación, moral y espiritual del papa Francisco. Reconocemos que desde los primero meses de pontificado, su estilo pastoral ha llamado la atención favorablemente de católicos y no católicos”, afirmó el nuncio apostólico.

También agradeció al Papa por aprobar el decreto que declara mártir al arzobispo salvadoreño Monseñor Óscar Arnulfo Romero.

“Como iglesia que peregrina en El Salvador agradecemos haber reconocido el martirio de nuestro querido Monseñor Óscar Arnulfo Romero, asesinado in odium fidei, por odio a la fe. Reconocemos que amó y protegió a los más pobres, hasta la muerte, como nos manda Cristo en el evangelio”, destacó el religioso.

Monseñor Fabio Colindres, encargado de la homilía, destacó por su parte el llamado hecho por el Sumo Pontífice a reflexionar sobre la realidad actual.

“El papa Francisco nos invita además a tomar consciencia de los principales desafíos del mundo actual, que ha tenido un notorio giro histórico en adelantos y avances, en contraste con el dolor de la mayoría que cotidianamente vive en precariedad”, señaló Monseñor Colindres, quien también destacó la declaratoria del martirio de Monseñor Romero realizada por el Papa.

El pasado 13 de marzo, día en el que se celebró el segundo aniversario del nombramiento del papa Francisco, el presidente Sánchez Cerén envió una carta al líder de la iglesia Católica.

El mandatario ofreció al Papa sus “mejores augurios para que su Santo Ministerio cuente siempre con la fortaleza, sabiduría e iluminación del Espíritu de Dios para conducir sus decisiones en el más fiel cumplimiento de la voluntad del Creador”.

San Salvador, 15 de marzo de 20156

CARTA_VATICANO1